Alejandro Quiñones: ¿Ser chanchullero es rentable?

Alejandro Quiñones: ¿Ser chanchullero es rentable?

COMPARTIR

Muchas personas viven de chanchullo en chanchullo, buscando la manera más rápida de generar ingresos; si alguien les habla de emprender o construir un activo ellos suelen decir “NOOO, ESO NO FUNCIONA PORQUE NO ES RENTABLE”, pero lo más paradójico es que la mayoría de estas personas viven luchando financieramente, ahogados en un estilo de vida que depende en gran medida del chanchullo diario, preguntándose ¿Por qué no progresan? ¿Por qué no salen adelante? incluso van más allá, los escucho preguntar ¿Hasta cuándo Venezuela vivirá en esta situación?, sin percatarse que ellos contribuyen en gran medida con la crisis, tal vez no tengan consciencia de ello, pero lamentablemente el desconocimiento no los exime de culpa.

Sin duda, la mayor cuota de responsabilidad reside en los dirigentes que por casi 20 años han llevado las riendas de nuestro país, pero más allá de la crisis económica que cada día debilita los cimientos de nuestra sociedad, existe una crisis aún mayor y reside en los principios y valores que nos han enseñado en todos estos años, donde la meritocracia no tiene peso alguno, donde muchos desconocen la palabra mística, donde la viveza es una cualidad que se enaltece desvirtuando lo verdaderamente importante. Entiendo que frente a la situación en la vivimos, muchos optan por buscar el dinero fácil, el problema es que esa actitud no resuelve las dificultades financieras y perjudica a una sociedad que está ávida de justicia, de equidad, de trabajo, de principios y valores, de todo aquello que la rescate.

No es congruente exigir una Venezuela diferente cuando nuestras acciones solo buscan satisfacer nuestras necesidades, afectando al colectivo. Somos mucho más, podemos y tenemos la capacidad de construir país, muchos venezolanos han decidido hacerlo y están generando cambios desde sus áreas de acción, no podemos pensar más de forma individual en esta Venezuela ya no cabe, nuestras acciones deben estar dirigidas al beneficio colectividad, a la creación de país, a la construcción de empresas que busquen satisfacer las necesidades de nuestros ciudadanos y nos permita lograr el éxito financiero a corto, mediano y largo plazo, entendiendo que la creación de empresas tiene un período de maduración, fundamental y esencial para el crecimiento de todo empresario.

Los problemas de dinero, no se resuelven con dinero sino con una educación financiera sólida que nos permita desarrollar nuestras habilidades y destrezas para construir negocios y/o actividades rentables con el propósito de satisfacer una necesidad colectiva, el dinero rápido solo genera miedo y frustración, porque te hace dependiente de un resultado que no puedes controlar y de una situación que te mantiene al margen de la ley, donde nadie desea estar. Salgamos de una vez por todas del MODO CHANCHULLERO, condición que no enaltece ningún valor y más grave aún no te enseña a crear RIQUEZA.

Maslow lo expresa muy bien en su pirámide, todo ser humano que pueda satisfacer sus necesidades elementales buscará la forma de trascender y en nuestra Venezuela, muchas son las formas que existen para lograrlo. Al fin y al cabo les aseguro que SER CHANCHULLERO NO ES RENTABLE y que esta forma de pensar solo los empobrecerá cada día más. A pesar de la situación que vive Venezuela, muchos son los espacios vacíos, muchas son las oportunidades que existen para quien tiene la información y puede verlas con claridad. CONSTRUYAMOS UNA VENEZUELA DIFERENTE DE ADENTRO HACIA AFUERA, QUE NUESTRAS ACCIONES HABLEN MÁS FUERTE QUE NUESTRAS PALABRAS.