Alexis Andarcia: La respuesta del 20 de Mayo

Alexis Andarcia: La respuesta del 20 de Mayo

COMPARTIR

 

Hasta ahora, teníamos percepciones, opiniones, sobre la inquietud política mas importante, de cara a un proceso electoral; aún mas, de un gobierno o régimen dictatorial: ¿Qué piensan las mayorías? Eso que llaman “la calle”.

En el interin, se gastan miles de millones para tener una visión cercana, a través de encuestas y estudios de opinión.

En Venezuela, nos hemos acostumbrado, por obra y gracia del CNE, a que una cosa dicen las encuestas y otra Tibisay.

Ante el proceso de elecciones presidenciales convocado por la ANC para el 20 de mayo, hubo quienes escogieron participar y otros por la abstención. Los primeros lo hicieron a partir de considerar la posibilidad de derrotar al régimen, aun sin garantías y, que obteniendo el triunfo, el régimen lo reconocería.

Por supuesto, lograrlo pasaba por convencer al electorado; así, con el pre -supuesto de que “la gente quiere votar” y la dicotomía “voto o matarse” (tan utilizado por Chavez) montaron tienda aparte.

Del otro lado, estuvimos quienes coincidimos en que no debíamos participar en un proceso viciado y sin condiciones democráticas. En consonancia con las posiciones de la MUD, EL FRENTE AMPLIO, LA OEA, LA UNIÓN EUROPEA y EL GRUPO DE LIMA.

Como argumentos, dijimos que las elecciones eran una farsa, para legitimar un fraude y el régimen no reconocería otra cosa distinta a su permanencia en el poder.

El resultado: una abstención, para ser conservadores, del 70% y del 80% segun algunos observadores internacionales y, como era de esperar, el triunfo de Maduro por votos hechos por “transferencia “.

Varias cosas para analizar, a partir de una pregunta ¿Cómo interpretar la mas alta abstención de nuestra historia?

En primer lugar, comenzaré por decir que dicha decisión no se puede adosar, al trazado de una “linea partidista” opositora. Sin lugar a dudas, las organizaciones de partido o fuerzas de opinión social, tuvieron gran peso. Sin embargo, desde mi punto de vista, fue una decisión voluntaria. Esta vez, las organizaciones “cogieron linea” de “la calle”. Una multitud convencida de que estamos frente a un régimen tramposo, sin escrúpulos. Un total desconocimiento del CNE.

Ante este fenómeno, los propulsores de la “ruta electoral ” chocaban contra un muro, al intentar culpar a la oposición MUD- FRENTE y sectores sociales, de una matriz que estaba fuera de sus dominios.

Se trató de un acto de rebeldía y sublevación, ante la humillación.

Llegado aquí, se vienen las preguntas favoritas de ciertos opositores ¿Ahora qué? ¿Quién dará el golpe?¿Dónde estan las armas? ¿Cuándo llegan los marines?

Preguntas necias y simplistas. Producto de un acoplamiento a los viejos esquemas politico- partidistas de los tiempos de la democracia en nuestro país. Ocupados en ello, desvían sus energías hacia la oposición y hacen mutis ante las barbaridades y aberraciones de la dictadura. Por ejemplo ¿Cuáles garantías tuvo Falcón ante el uso de los puntos rojos y el bono ofrecido por Maduro por el voto? ¿No eran estas, razones para retirarse? La campaña de Falcón se dedicó mas a atacar a la oposición que al régimen.

Acaso ¿No es un salto cualitativo y civilizado negarse a participar de un proceso impuesto? Una voluntad libre y decidida, por encima de los partidos, sobreponiendose a la compra de conciencia, manipulación del hambre y amenazas de despido. Se debe ser muy mezquino para no reconocerlo.

Por mi parte, no tengo dominio de sectores militares ni armas para dar un golpe, menos aun de los mariners de USA. Interpreto el 20 de mayo como una respuesta que consolida el mayoritario rechazo y deslegitimación del régimen. Un insumo que convoca a realizar esfuerzos para unificar estrategias de lucha, orquestados con la comunidad internacional. Par concluir sí, en un proceso electoral realmente democrático.

En ése tránsito, indudablemente pueden presentarse hechos y circunstancias no deseables, incluso violentas. La realidad siempre está fuera de nuestro total control; menos aún, tratándose de delincuentes y mafias. Habra que vivirlos y superarlos.

NO COMMENTS