Bárbara Mainzer: Monedas digitales: ¿la nueva burbuja?

Bárbara Mainzer: Monedas digitales: ¿la nueva burbuja?

COMPARTIR

 

El Bitcoin es una moneda electrónica. No hay un emisor ni alguien que la controle. Existe hace años. Pero su popularidad se generalizó este año de la mano de retornos extraordinarios. Se utiliza para comprar y vender (en los lugares que aceptan bitcoin como forma de pago, que son la minoría pero cada vez hay mas). Se usa como reserva de valor. Y para especular.

El precio de bitcoin se multiplicó por 7 este año. Cuando se creó, hace menos de una década, valía centavos de dólar. Hoy su precio ronda los 7000 dólares.
El gran debate.

Bitcoin es la mas famosa de entre cientos de cripto monedas. Tiene detractores y acérrimos seguidores. Y ambos tienen sólidas razones que fundamentan sus posiciones.
Los que están a favor dicen que es una tecnología nueva y revolucionaria, que esta en sus inicios y que cambiará el mundo. Explican que una nueva clase de activos demanda nuevos métodos de valuación y que los anteriores no les aplican.

Aquellos que están en contra, dicen que no tiene valor, que es usado para actividades criminales, que van a ser prohibidas por los gobiernos en algún momento y que es una gigantesca burbuja. Y que solo un tonto puede invertir en bitcoin.

De hecho, al ser anónimo y operar en mercados no formales, es utilizado por personas que quieren estar fuera del sistema y para actividades criminales. Hay hackers que cobran rescates en bitcoin, y fue muy comentada el cierre una página de Internet que vendía todo tipo de drogas a cambio de bitcoins.

Lo cierto es que hay mucha especulación. Y que hay y habrá mucha volatilidad. Las subidas serán vertiginosas, las caídas mas aún.

“Esta vez es diferente”.
Hay un indicador muy claro de que estamos frente a una burbuja especulativa: hay personas que compran sin entender lo que están comprando. Solo compran porque otro ganó mucho dinero y esperan que siga subiendo a medida que se suman nuevos compradores.

Todas las burbujas tienen razones que explican la euforia y el optimismo reinante. Siempre hay una explicación racional. Y cada vez decimos —y nos convencemos— que “esta vez es diferente”.

Lo fascinante de las burbujas es que uno puede volverse rico durante ellas. ¿Y quién no quiere volverse rico? El secreto es salir antes que explote.

Entonces, la pregunta del millón es: ¿cuándo va a explotar? Siempre hay un catalizador que hace que la burbuja explote, pero ¿cual será esta vez?

Las cripto monedas tienen varias analogías con la burbuja de Internet, en los 2000. Hay una tecnología nueva y revolucionaria que captura la atención y atrae nuevos inversores. Una tecnología aún poco comprendida por la mayoría y que no fue testeada bajo stress.
Las acciones de Internet tenían, mayoritariamente, retornos extraordinarios. Había decenas de nuevas empresas que salían a cotizar a la bolsa. La gente iba a reuniones y contaba lo que había ganado con Amazon o con America Online (AOL). !Y no hay nada peor que ver que el de al lado se vuelve rico! AOL fue la acción mas operada en ese momento. Pero apareció una nueva tecnología que la dejo obsoleta. Así, algunas compañías sobrevivieron y fueron muy exitosas; otras no.

Blockchain es una tecnología revolucionaria que probablemente tenga futuro. Está en constante innovación y cambio. El tiempo dirá qué cripto monedas sobrevivirán y cuáles no.

Cómo funciona.
Es una aplicación descentralizada. No hay una autoridad central, sino computadoras dispersas alrededor del mundo corriendo el software de bitcoin. Cualquier computadora que utilice dicho software puede unirse a la red. Imaginen personas —denominadas mineros— en cualquier lado del mundo, con computadoras, revisando que todo esté en orden y confirmando las transacciones.

Cada computadora en la red también mantiene una copia del libro de contabilidad público universal, conocido como blockchain.

El hecho que haya una lista de todas las transacciones que han ocurrido y del orden en el que tuvieron lugar en la red, evita falsificaciones. En otras palabras, las transacciones de bitcoin son publicas y rastreables en el blockchain; pero no tienen la identidad de quien realiza las transacciones.

Un poco de historia.
En noviembre 2008, plena crisis financiera, se publica un paper explicando cómo hacer pagos sin un intermediario central (como podría ser un banco central u otro banco). En otras palabras, una aplicación descentralizada para realizar pagos. Este paper se llamo Bitcoin.

Dado que no había una autoridad que garantizara su valor, se precisaba respaldo alternativo. Algo que lo valide y le dé confianza. Y se propuso crear
una red denominada Peer to Peer y hacerla pública. Se permitió que cualquiera compita por minar, o sea confirmar transacciones de bitcoin y cobrar por ello.

Con el paso del tiempo, las cripto monedas ganaron popularidad. De hecho, en este momento hay mas de 70 initial coin offerings, es decir, emisiones nuevas de distinto tipo de monedas virtuales.

La capitalización de mercado de este tipo de instrumentos es de 200 mil millones de dólares (aproximadamente 17 veces más de lo que era a comienzos de año). Pero aun así es un mercado chico. Solamente el valor de mercado de la compañía Apple es 4,5 veces superior a todo el mercado de cripto monedas.