Bladimir Díaz: Anda diles: Persuádelos, conquístalos, enamóralos.

Bladimir Díaz: Anda diles: Persuádelos, conquístalos, enamóralos.

COMPARTIR

En Venezuela tenemos una película ya continuada. El régimen viene forzando las vías explotadas anteriormente, a saber: felonía electoral. No participación electoral de la oposición. De ir a elecciones, sea lo mayor fraccionada posible. En política muchas son las premisas. Una es no dejar los espacios. No ceder ante la andanada del oponente. Así tal cual el ser humano es.

Ante el dilema de juramentarse ante una Asamblea Constituyente, no es menos repugnante que haber asistido a unas elecciones que no se cuenta por las virtudes, sino por todo el ventajismo imperante, felonías por medio. En el fondo el común pide coherencia en el mensaje.

La coherencia no puede estar basada en decir cosas de suyo insostenibles. Pensar que el común es tonto es tonto. El común piensa y entiende muy bien. Por eso sale al paso de cosas de antojito falsas, tendenciosas o engañosas. Una parte del ejercicio político es hacer, dirigir y construir la pedagogía política. Cosa que se queda en temas de campaña.

Demostrado está que cuando se concatena el tema electoral al tema de las libertades el régimen se ve acorralado. Enfrentar los enemigos de la Sociedad Abierta, requiere de la transformación de la pedagogía política. Como decía el viejo maestro: conquistar, enamorar, persuadir a nuestros conciudadanos del proyecto de la Libertad. De nada vale ganar una elección si de verdad la gente no entiende que tú no eres un mesías llamado por los dioses. Eres un ciudadano común que vas a poner un granito de arena estableciendo las bases de la Libertad. Libertad plena, pura y simple.

Anda diles que con ese proyecto él puede construir o comprar su casa y la de hijos, y la de los hijos de sus hijos. Anda diles que tendrá acceso a medicina y comida asequible, sin carnet alguno porque van a tener con que pagar. Anda diles que pueden soñar con educación y universidades para sus hijos, que los preparen para ser profesionales dignos, gente digna, y no arrodillados ante la instancia o jerarca del partido de turno.

Anda diles que podrán viajar al interior de Venezuela con abundancia, y al exterior con un pasaporte de lujo. Como pasajeros de primera, y no como parias en una cruel e indigna diáspora.

Anda diles que los lomitos Santa Bárbara van a ser sus desayunos, si así lo desean
Anda diles que serán libres, tendrán justicia, sin la mano explotadora del socialesclavismo y el Estado depredador.

Anda diles que tendrán salarios acorde a su conocimiento y experiencia comparables con los más altos estándares internacionales.

Anda diles que podrán trabajar y cobrar en Venezuela eligiendo lo mejor de lo mejor para sí y sus generaciones por venir, que sus hijos y los hijos de sus hijos tendrán porvenir
Anda diles que eso es de verdad la Libertad.

Persuádelos, conquístalos, enamóralos.

Bladimir Díaz Borges
Si quieres seguir nuestros contenidos
@bladimirdiaz

NO COMMENTS