Cámara de Comercio de Maracaibo: Venezuela en penumbras, rumbo al precipicio.

Cámara de Comercio de Maracaibo: Venezuela en penumbras, rumbo al precipicio.

COMPARTIR

Los zulianos vivimos con gran estupor la noche de navidad a oscuras, luego que la falta
de inversión y mantenimiento (y el hurto de materiales eléctricos según la versión oficial,
aún estando militarizadas las instalaciones del sistema eléctrico nacional), ocasionaran
un apagón en la región este domingo 24 de diciembre.

Esta falla eléctrica, lejos de ser un hecho aislado, constituye otro reflejo más de la
realidad que vive el país: la infraestructura eléctrica, tanto la generación como la
distribución, están al borde del colapso. En ese mismo orden de ideas, no hay suficiente
gasolina, no hay suficiente gasoil, no hay suficiente gas, no hay suficiente dinero en
efectivo, no hay suficientes alimentos, no hay suficientes medicinas, no hay suficiente
transporte público, no hay suficiente agua y no hay suficiente recolección de basura.
Incluso la producción de petróleo de PDVSA, principal fuente de divisas del país, viene
descendiendo aceleradamente. Es una realidad que no se puede ocultar.

Esta crisis que sufre la familia venezolana, originada por la aplicación de un modelo
económico y político primitivo y equivocado, se manifiesta claramente en los niveles de
hiperinflación y empobrecimiento colectivo. Todo esto sumado a los elevados niveles de
escasez, desabastecimiento de bienes y servicios, y a la inseguridad.

De allí que urge buscar la unidad entre los representantes del Gobierno Nacional, la
oposición, el sector empresarial y la sociedad civil venezolana, en función de tomar las
medidas de emergencia destinadas a corregir el rumbo político, económico y social del
país. Los problemas por los cuales atraviesa Venezuela, solo pueden ser solventados
mediante un cambio sustancial de políticas públicas, donde exista un acuerdo sobre lo
que hay que hacer, con su correspondiente planificación y dotación de recursos
materiales y financieros necesarios para su ejecución.

Sin embargo, ningún plan o acuerdo podrá dar los resultados esperados mientras se
improvise en el tema del recurso humano. Se requiere del concurso de los mejores y
más capacitados venezolanos, con experiencia y gran conocimiento de cada sector en
particular, para llevar adelante los cambios necesarios.

Nunca antes se hizo tan necesaria buscar la unidad nacional por encima de los intereses
particulares y/o político-partidistas. El país nos lo demanda. No hay tiempo que perder.
De lo contrario, no podremos evitar el precipicio que tenemos frente a nosotros y que
tiene a tanta gente sumida en la mayor desesperanza. Solo corrigiendo el rumbo que
lleva Venezuela, le podremos devolver la sonrisa y felicidad a la familia venezolana.

Cámara de Comercio de Maracaibo
Diciembre de 2017