Carlos Canache Mata: Retrato de una catástrofe II

Carlos Canache Mata: Retrato de una catástrofe II

COMPARTIR

En el artículo anterior (12-04-2018), documenté con cifras la severa contracción económica que va para cinco años y el brutal descenso de la producción petrolera de 3 y medio millones de barriles diarios en 1998 a 1 millón y medio de barriles diarios en este año 2018, con serias consecuencias para el país. Fue un importante logro de la era democrática (1958-1998) reducir la dependencia petrolera de nuestra economía al bajar a 68,7% el ingreso de divisas provenientes de las exportaciones petroleras y llevar a 31,2% las divisas que nos proporcionaba el resto de la economía. Para preocupación de todos, ahora en este año 2018 no menos del 95% de las divisas es aportado por las exportaciones petroleras y ha bajado a 5% las divisas que recibimos por las exportaciones no petroleras.

Esas cifras revelan que, antes de que Chávez y Maduro accedieran al poder, los gobiernos democráticos invirtieron una buena parte del transitorio ingreso petrolero en la creación y fortalecimiento de una base productiva propia y diversificada, es decir, se avanzó hacia la meta de “sembrar el petróleo”. Hubo empeño en apalancar un sector externo no vinculado a la temporal riqueza del petróleo, a fin de disminuir así la vulnerabilidad de la economía venezolana.

Testimonios de ese esfuerzo son las industrias básicas de Guayana (ahora arruinadas por el llamado “socialismo del siglo XXI), el empuje de la industria manufacturera (de las más de 12.000 empresas que había para 1998, ahora quedan alrededor de 3.000), la electrificación que tiene en Guri su más alta expresión, el desarrollo de una infraestructura física (ahora venida a menos por falta de mantenimiento y de nuevas construcciones), el ataque al latifundio en el campo, verdaderos programas de vivienda, progresos en el régimen de seguridad social, y las notables conquistas en las áreas de la educación y la salud.

El drama que actualmente confrontamos es que el ocupante de Miraflores y quienes le acompañan y asesoran están apostando a políticas de un modelo económico que nos ha traído a la situación en que estamos y que cada día nos hunde más en la condición de país rentista. Como acabaron con el Fondo de Estabilización Macroeconómica, estamos a merced del vaivén de los precios petroleros y pareciera que la única estrategia que hay es esperar que los precios del crudo suban de nuevo.

Continuaremos retratando otros rostros de la catástrofe.

NO COMMENTS