Ciro Contreras: ¡La mano y el corazón a otros…!

Ciro Contreras: ¡La mano y el corazón a otros…!

COMPARTIR

Nadie sabe cómo y de qué manera será estudiado Hugo Chávez en su fundamento y razón.

Muy lejos del fanatismo y de la idolatría, pero aún mucho más del odio y del rencor.

Porque habría que revivir al psiquiatra Francisco Herrera Luque para que acomode al Comandante Chávez en un lugar histórico de sus “Cuatro Reyes de la Baraja”.

Por supuesto, no es una bagatela echarle juicio y cerebro al asunto.

Lo que hizo Chávez –desde lo más grande hasta lo más pequeño, no lo ha hecho nadie—no tiene copia alguna, cotejo o parangón posible, así hiera la epidermis de muchos sensibleros.

Por Chávez hay mujeres en el poder, en la oposición y con mucho poder.

Gobernadores insólitos, alcaldes sorprendentes.

Gente que ilusionados con AD y Copei, o quizás con el MAS, no habrían sido Jefe Civil de Cuatro Esquinas.

Los nombres están allí, sin  menoscabo alguno, sin deshonrar a nadie.

Chávez dislocó el ABC de la política criolla y a sus “analistas y calculadores”.

Hizo añicos las encuestas.

Fue de pueblo en pueblo buscando luchadores por un ideal, a veces recelosos de tanto engaño, pueblo humilde cansado de oír siempre lo mismo.

No fue tras los hijos de papá.

Los teóricos de corbata, titulados en el extranjero, sabios que se merecen todo, que rechazan engreídos a quienes no gozan las mieles de su fortuna.

Extendió la mano y el corazón a otros.

A los hombres y mujeres que en treinta años conocieron la exclusión social,ferozmente marginados, que dejaron tirado el bachillerato para trabajar, que vivieron arrinconados por la miseria, peroque no perdieron la esperanza.

Esos individuos a quienes los determinan sus hechos y sus palabras.

 

Esta semana comienza el cobro a la industria y el comercio de ciudad por los servicios públicos”.

                     

“Luego pasaremos al cobro residencial, que  clasificaremos por zonas, para ser justos, es decir, no puede ser la misma tarifa de la zona norte a la zona sur, o para los sectores más humildes”, acentuó a los periodistas el burgomaestre Willy Casanova.

 

La fuerza de la fe está en reducir a cero lo imposible.

 

Rogando al Creador con la Biblia en la mano…

 

Joven fui y he envejecido.
Y no he visto justo desamparado,
ni su descendencia que mendigue pan
. (SALMO 37 / 25)

Ciro Contreras 

NO COMMENTS