Codhez: Se recrudece la represión por protestar contra fallo del servicio eléctrico

Codhez: Se recrudece la represión por protestar contra fallo del servicio eléctrico

COMPARTIR

La mañana del 24 de abril, aproximadamente 30 personas se congregaron en las inmediaciones de la sede de Corpoelec ubicada en el sector Amparo, en Maracaibo, para manifestar su descontento por las constantes fallas del servicio eléctrico que afectan al estado Zulia.

Aunque la protesta fue convocada por el partido Un Nuevo Tiempo (UNT), la mayoría de los participantes de la manifestación eran personas de la comunidad no vinculadas a este partido político. Desde la semana pasada, protestas espontáneas se han suscitado en el estado Zulia a raíz de fallas que han dejado sin servicio eléctrico por más de 18 horas a diversos sectores, además de constantes fluctuaciones de voltaje.

Mientras vecinos del sector Amparo se reunían en la esquina de la Farmacia Saas para iniciar la protesta pacífica, una camioneta Jeep color blanco, sin placas, llegó al lugar y de ella descendieron sujetos sin uniforme ni identificación, con armas largas que detuvieron a una veintena de manifestantes y profirieron amenazas verbales a quienes allí se encontraban, exigiendo que se retiraran de la zona

Entre otros, los detenidos fueron Carlos Armijo, presidente del Concejo del Municipio de Maracaibo, Leonel Reyes, jefe de prensa de UNT, Jhosele Saravia, periodista de la Alcaldía de Maracaibo, quienes fueron liberados en horas de la tarde.

Las detenciones fueron practicadas por presuntamente por funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) y alrededor de la zona se encontraban funcionarios del Cuerpo de Policía Bolivariana del Estado Zulia quienes efectuaban rondas para evitar cualquier tipo protesta.

El equipo Codhez presente en el lugar pudo ser testigo de cómo los funcionarios amenazaban a los manifestantes con detenerlos y privarlos de libertad si continuaban reuniéndose para protestar.

Advertimos que manifestar de forma pacífica el descontento ante situaciones que afectan la calidad de vida es un derecho humano garantizado en la Constitución y los tratados suscritos y ratificados por la República, y por ello, cualquier detención motivada por el legítimo ejercicio de este derecho es arbitraria.

NO COMMENTS