Coofundador de WhatsApp cree que ha llegado el momento de borrar Facebook

Coofundador de WhatsApp cree que ha llegado el momento de borrar Facebook

COMPARTIR

 

La compañía de Mark Zuckerberg pasa por su momento más crítico. Si se comprueba que facilitó datos de 50 millones de usuarios a una empresa vinculada a la campaña de 2016 del presidente de EE.UU., Donald Trump, podría ser objeto de una millonaria multa.

Donald Trump, elecciones y Facebook, son los elementos de un coctel que está dando como resultado la crisis más aguda a la que se ha enfrentado la compañía creada por Mark Zuckerberg. La red social está siendo investigada por haber facilitado información privada de millones de sus usuarios a una empresa (Cambridge Analytica) vinculada con la campaña electoral de 2016 y de esta forma, manipular la elección del actual presidente de Estados Unidos.

“La empresa entera está escandalizada porque fuimos engañados. Estamos comprometidos con fortalecer vigorosamente nuestra políticas para proteger la información de la gente y daremos los pasos necesarios para lograrlo”, señaló Facebook a través de un comunicado distribuido a los medios.

Posteriormente, el vicepresidente de la compañía, Paul Grewal, indicó en un comunicado que “el corazón” de la empresa es “proteger la información” de los usuarios y requieren ese mismo compromiso a la gente que opera las aplicaciones en Facebook. Lea también: ¿No puede más con Facebook?: así puede eliminar su cuenta

“Si estos informes son ciertos, es un abuso grave de nuestras reglas. Todas las partes involucradas, incluido SCL Group / Cambridge Analytica, Christopher Wylie y Aleksandr Kogan, nos certificaron que destruyeron los datos en cuestión”, aseguró Grewal.

“A la luz de los nuevos informes de que los datos no fueron destruidos, estamos suspendiendo de Facebook a estos tres actores, a la espera de más información. Tomaremos los pasos que sean necesarios para garantizar que los datos en cuestión se eliminen de una vez por todas, y tomaremos medidas contra todas las partes infractoras”, insistió.

La declaración de Grewal se interpreta como un intento de la empresa para bajarle revoluciones a un escándalo que amenaza con crecer. En contexto: Una semana negra para Facebook

En este sentido, Brian Acton, cofundador de WhatsApp (la conocida aplicación de mensajes propiedad de Facebook), señaló que ha llegado el momento de “borrar Facebook”. Es un trino escueto pero contundente.

Desde que Acton vendió su participación de WhatsAp a Facebook por 6.500 millones de dólares, se ha dedicado a dedicado a otra aplicación de chat, llamada, Signal. Según dice, esa app se centra en temas de seguridad.

Por otra parte, leksandr Kogan, el catedrático que desarrolló la aplicación que usó la consultora británica Cambridge Analytica para recopilar datos de Facebook, se dice que se ha convertido en un “chivo expiatorio” del escándalo.

Esa consultora es centro de una gran polémica al revelarse que ha estado detrás de una supuesta filtración de millones de datos de usuarios de Facebook, que se pudieron utilizar para influir en las elecciones que ganó en 2016 el presidente de EE.UU., Donald Trump.

En unas declaraciones a la BBC, Kogan, profesor de psicología de la Universidad inglesa de Cambridge, aseguró que lo que hizo era “perfectamente legal” tras ser criticado por el desarrollo de la aplicación conocida como “This is your digital life”.

La compañía de Kogan, Global Science Research (GSR) y Cambridge Analytica pagaron a miles de usuarios para hacerse pruebas de personalidad y obtener de esta manera sus datos para uso académico.

Se estima que se recopilaron datos de unos 270.000 usuarios, pero la aplicación también obtuvo datos de los amigos de esos usuarios.

“Mi opinión es que, básicamente, se me está utilizando como chivo expiatorio, tanto por Facebook como por Cambridge Analytica”, declaró el catedrático a la emisora británica.

“Sinceramente -dijo- pensábamos que estábamos actuando bien, pensamos que hacíamos algo que era totalmente normal. Cambridge Analytica nos aseguró que todo era perfectamente legal. Los eventos de la última semana han sido una conmoción”, reconoció Kogan.

El escándalo se ha profundizado con la decisión del consejo de dirección de Cambridge Analytica de suspender anoche a su consejero delegado, Alexander Nix, mientras se inicia una investigación independiente para analizar el caso.

El Canal 4 de la televisión británica ha divulgado en los últimos días imágenes tomadas con una cámara oculta en las que se pudo escuchar a Nix sugerir tácticas que la firma utiliza para desacreditar a políticos a través de la red.

En otras conversaciones divulgadas anoche por ese canal, Nix afirmó haberse reunido “varias veces” con Trump y que había entablado una relación estrecha con el presidente, además de asegurar que la consultora tuvo una labor vital en el éxito de la campaña electoral del político republicano.

“Hicimos toda la investigación, todos los datos, los análisis, toda la orientación. Estuvimos a cargo de la campaña digital, la campaña de televisión”, dijo Nix a unos periodistas que se hicieron pasar por posibles clientes de Sri Lanka.

Ayer, el Comité de Asuntos Digitales, Cultura, Medios de comunicación y Deportes de la Cámara de los Comunes citó al fundador y primer ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, para explicar la presunta filtración de datos de más de 50 millones de usuarios que pudo ayudar a la campaña electoral de Trump.

El presidente de ese comité, Damian Collins, remitió una carta a Zuckerberg en la que le requiere que comparezca para ofrecer “evidencia oral” sobre el caso que destaparon los diarios “The New York Times” y “The Observer”.

NO COMMENTS