Costa Rica y Panamá listos para eventual flujo de venezolanos tras elecciones

Costa Rica y Panamá listos para eventual flujo de venezolanos tras elecciones

COMPARTIR

Los gobiernos de Costa Rica y Panamá se declararon listos para afrontar un eventual flujo de inmigrantes venezolanos ante los problemas políticos y sociales que atraviesa el país.

“Por el momento no se están registrando estos flujos, pero las direcciones de Migración de ambos países están listas para atenderlo y tienen esa previsión contemplada dentro de sus planes de trabajo”, afirmó el presidente costarricense, Luis Guillermo Solís.

El mandatario comentó que Costa Rica y Panamá ya tienen una experiencia acumulada en este tipo de asuntos, pues entre 2015 y 2016 enfrentaron una oleada de miles de migrantes haitianos, cubanos y africanos que buscaban cruzar el continente para llegar hasta Estados Unidos.

“El plan de trabajo afortunadamente tiene como contexto el tratamiento de los migrantes que entre 2015 y 2016 atendimos con la colaboración y entendimiento de ambas agencias migratorias”, explicó.

El presidente panameño Juan Carlos Varela calificó el modelo de trato migratorio de Costa Rica y Panamá como “un ejemplo digno de imitar por otros países, debido a la garantía de respeto a los derechos humanos y a la dignidad.

El gobernante panameño detalló que tras instalada la Asamblea Nacional Constituyente el año pasado, se produjo “un éxodo de 10.000 venezolanos por mes” hacia Panamá, lo que generó “mucha presión a nuestra infraestructura y tuvimos que acudir a la visa estampada”.

“Si el gobierno del presidente Nicolás Maduro insiste en unas elecciones sin participación de la oposición, todo indica que puede crear otro éxodo ante una crisis que se va a profundizar, no solo política, sino económica, social y humanitaria”, aseguró Varela.

El presidente panameño afirmó que su país estará en la mejor disposición de atender los flujos migratorios al igual que Costa Rica, pero de acuerdo a sus capacidades y limitaciones.

“Nuestros países tendríamos que ver cómo manejar ese flujo pero debe haber un entendimiento de que un país de 4 millones de habitantes como Panamá y otro de 5 millones como Costa Rica, tampoco pueden aceptar una cantidad ilimitada. Estaríamos dispuestos a considerar y evaluar medidas humanitarias de una forma responsable de acuerdo a nuestra capacidad”, expresó.