Daniel Castro: La real espada sobre el cuello: la Intervención

Daniel Castro: La real espada sobre el cuello: la Intervención

COMPARTIR

Para salir del fondo, no basta con el deseo de los corazones heridos. Ni basta un salvador con armas y dinero. No es suficiente un líder joven, valiente y glamoroso alrededor del cual nos sentimos protegidos. Es necesario tomar conciencia de que se trata de un problema de flujos en un mercado global.

¿Cuáles son los flujos que debemos atender?

Existe una gigantesca población ausente de los flujos de la economía (lo que es un drama humano inestimable a estas fechas). Si no produce el sistema venezolano las suficientes ganancias para abastecer a esta población, continuaremos corriendo la arruga de una deuda impagable y de meter en el sistema el mismo gasto público inorgánico que es fuente de inflación, devaluación y fuga de capitales. La gente debe recibir lo que es el fruto de su trabajo y del mercado, ésta es la base de toda economía desde tiempos primitivos.

En este contexto, la asistencia humanitaria solo puede existir con un plan B inmediato basado en inversiones agresivas. Hay acondicionar la inversión con urgencia.

¿Y eso no es lo que se espera con la salida de Maduro?

No, si el escenario venezolano es una invasión militar (aunque sea en el 2019, sean los EEUU, los rusos o los chinos). Veamos los espejos árabes de Libia e Irak. Estos países tienen industria y con ésta deben pagar, no solo las deudas contraídas por sus dictadores, sino las deudas contraídas por las juntas de gobierno post-dictaduras (que también son dictaduras, dicho sea de paso) y las deudas de guerra, esto es: lo que las potencias de la OTAN invirtieron en aniquilar a sus dictadores, controlar el territorio y destruir bases o focos enemigos. Si las potencias no salen, simplemente, la deuda sigue creciendo.

Es lógico: quien salva, invade y libera pone las condiciones. ¿Cuán grande es y será la deuda venezolana? Favor leer: https://creartesis2.wordpress.com/2019/05/13/la-deuda-por-venir-el-debate-mas-grave-y-silencioso-de-venezuela/ o…. https://www.facebook.com/notes/fin-del-cuento/la-deuda-por-venir-el-debate-m%C3%A1s-grave-y-silencioso-de-venezuela/1705073002971640/

Entonces ¿Qué se debería esperar?

Lo que las Fuerzas Armadas aún no terminan de entender: un golpe nacionalista, preventivo, o una amenaza militar suficientemente contundente para provocar una negociación. Esto evitaría una deuda que, de largo, superaría la actual, que ya es la más alta del mundo. Un golpe o movimiento interno que negocie la superviviencia de los despojos de Estado de Derecho que aún restan, para construir una sociedad basada en el trabajo nacional.

No es un tema de salir de Maduro y decir “lo logramos”. Es un tema de tener la visión que exige este momento. De sentar las bases del desarrollo, el único cimiento conocido de cualquier democracia por venir.

¿No existen tales Fuerzas Armadas? Pues eso sí que lo pagarán varias generaciones, y no será la culpa del chavismo.

Daniel Castro Aniyar creartesis2.wordpress.com

NO COMMENTS