DLA: Exaliado del chavismo habría pedido refugio en Miami

DLA: Exaliado del chavismo habría pedido refugio en Miami

COMPARTIR

Más que el lujo, a Antonio Gebran Frangie le hechizaban los autos de colección excéntricos, de las marcas más famosas. Por eso, la tarde del 9 de octubre de 2012, los oficiales de la Guardia Nacional de Venezuela quedaron asombrados al llegar a su residencia, en la occidental ciudad de Barquisimeto, y encontrar la alta gama de vehículos que guardaba este empresario venezolano.

Ese día Gebran Frangie fue acusado por el general Néstor Reverol, director de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA), de cooperar y manejar parte del botín del poderoso capo colombiano Daniel Barrera Barrera, alias “Loco Barrera”, deTenido en septiembre de 2012 en Venezuela y extraditado al año siguiente a Colombia, y de allí a Estados Unidos.

El empresario tiene en Venezuela una orden de arresto en curso desde 2012, tras haber sido acusado por el Ministerio Público de ser uno de los testaferros del “Loco Barrera”, y “manejar grandes cantidades de dinero y bienes que son producto de las actividades ilícitas”, razón por la cual fueron embargadas sus propiedades.

A los pocos días de este suceso, Tony Gebran −como le llaman sus conocidos− partió hacia EEUU y habría solicitado asilo en la ciudad de Miami. Supuestamente se presentó ante las autoridades como un “perseguido político” del régimen de Hugo Chávez. Pero lo que no les habría dicho a los agentes de inmigración sobre su caso sería el trasfondo que presuntamente lo conecta con el lado más oscuro del régimen bolivariano y la mafia.

Las pruebas existentes sobre las actividades del comerciante de origen árabe les habrían permitido a fiscales estadounidenses atar cabos sobre cómo varios traficantes de droga, entre ellos el “Loco Barrera” y el narco venezolano Walid Makled, pudieron lavar grandes fortunas desde Venezuela, mediante alianzas personales con empresarios establecidos en el país sudamericano, Panamá, Andorra, República Dominicana, China y algunas islas paraísos fiscales, reveló una investigación de DIARIO LAS AMÉRICAS.

Agentes de la Administración para el Control de Drogas (DEA) y fiscales de Miami estarían investigando los vínculos que Gebran pudo haber tenido con el exvicepresidente de Venezuela Tareck el Aissami y con uno de sus testaferros, el empresario Samark López Bello.

Estos nexos se remontarían a mucho antes de que el actual número dos del régimen venezolano fuera ministro del Interior (2008-2012) y luego gobernador del estado Aragua (2012-2017) en la región central del país.

En enero de 2017, el Departamento del Tesoro sancionó a El Aissami por “brindar asistencia para el tráfico de drogas” en conexión con poderosos capos internacionales, entre ellos el “Loco Barrera”. López Bello también entró en esa lista como “testaferro” del vicepresidente.

Durante décadas, “Loco Barrera” fabricó cientos de toneladas de cocaína en Colombia y las transportó a varias partes del mundo, incluido EEUU lanque decenas de millones de dólares en ganancias de esa actividad, en alianza con las guerrillas colombianas. Luego de su detención en Venezuela, su imperio comenzó a desmoronarse y es mucho lo que habría dado a conocer a los fiscales estadounidenses.

El Señor de los Carros

Según los registros del estado de la Florida, antes de su estancia en Miami, Gebran se asoció con empresarios venezolanos, y constituyó al menos media docena de compañías de diversos ramos.

Algunas de estas empresas, operativas o no, están bajo su propiedad o en sociedades con familiares y amigos cuyos nombres suenan en los registros de la causa en Venezuela. En EEUU los fiscales ya estarían manejando el caso.

Precisamente, el nombre de uno de los asociados figura en el expediente abierto en Venezuela y, aunque Gebran ha negado todo tipo de vínculo, los registros federales y comerciales de Florida exponen nexos financieros con el “Loco Barrera”.

Los alegatos en contra de Gebran −a los que este diario accedió y cuyas fuentes se reserva− señalan que se convirtió en importador de vehículos de lujo, los cuales facilitaba a sus contactos para blanquear dinero y obtener favores.

Los fiscales de Miami poseerían pruebas y testimonios según los cuales Gebran habría movido enormes cantidades de dinero a través de diferentes compañías, bancos y “holdings”, usando a López Bello para llevar a cabo varias operaciones. Una de las empresas clave sería Yakima Oil Company, establecida en Panamá y el Reino Unido y que fue sancionada por el Departamento del Tesoro en 2017.

“En los registros de Yakima Oil Company no figura Gebran, aunque para las operaciones no fue necesario aparecer en ellas, ya que se usaron otras compañías que indirectamente trabajan con las empresas de López, manejando solo dinero en efectivo, que muchas veces era llevado en aviones hasta Venezuela bajo resguardo de Gebran”, indicó uno de los testimonios de una fuente que prefirió el anonimato por seguridad.

“Gebran bajaba el dinero desde EEUU en aviones, ese era uno de sus trabajos”, señaló.

De acuerdo con el mismo relato, cuando el 9 de octubre de 2012 las autoridades venezolanas abrieron el proceso contra Gebran, además de incautarle vehículos de lujo como Mercedes Benz, Hummer, Porsche, Jeep, Camaro y BMW −de los que no pudo declarar legalidad, según la acusación oficial−, durante la inspección encontraron material para falsificar documentos oficiales y armas de fuego de alto calibre.

Para continuar leyendo, ingresa a https://www.diariolasamericas.com/florida/exaliado-del-chavismo-habria-pedido-refugio-miami-n4162140