Douglas Zabala: El Silencio de la Democracia

Douglas Zabala: El Silencio de la Democracia

COMPARTIR

 

Después que los venezolanos hemos pasado por tantas penurias para
lograr las elecciones universales, directas y secretas, las elites
políticas que hoy mantienen secuestrada las estructuras de los
partidos coaligados en el Frente Amplio, han tenido el desparpajo
devenir a proponer, que ese derecho conquistado a sangre y fuego
debamos cercenarlo bajo la consigna desmovilizadora asumida
pomposamente como “El silencio de la democracia”.

Solo a unos demócratas vergonzantes y descocados se le puede ocurrir
recomendarnos, que, ante la pretensión de un gobierno que todo el
tiempo pretende silenciarnos, tengamos que morir callados ante el acto
electoral y perder la oportunidad de decir a todo pulmón, para que se
escuche bien clarito en la comunidad internacional: ¡MADURO COÑO É TU
MADRE!

“Este 20 de mayo regálale 24 horas al país. No salgas de tu casa. Que
las calles estén vacías”. Es la otra recomendación de estos adalides
de la abstención pasiva y entreguista. Como explicarle al país y a
quienes nos observan desde afuera que ahora la calle debe callar;
cuando tenemos la oportunidad de transformar este evento en la madre
de todas las movilizaciones de calle, donde cada centro de votación
sea convertido en la barricada más segura para revocar a este gobierno
de hambre y represión.

“Tu voto por cualquier candidato solo validará este proceso
ilegitimo”. Han salido a vociferar estos paladines del confusionismo
delirante, como si el país opositor y de forma particular los
zulianos, no tuviésemos pendiente la verguita que nos echó el
“justiciero” Guanipa, quien después que votamos por él y lo elegimos
gobernador, se burló de nuestro esfuerzo bajo el absurdo argumento de
que no aceptaría juramentarse de forma ilegítima, entregándole de este
modo aquella victoria a su “enemiga” ANC.

“La democracia silenciada” será la última epopeya de esta soldadesca
maltrecha de la derrota anticipada. Hasta aquí les dio pa su último
resuello. Ellos lo saben y por eso están echando el resto en su
desenfrenada bipolaridad electoral, mandando a callar a cuanto incauto
puedan convencer de sus trapisondas, creadas en cómodos laboratorios
situacionales y desde muy lejanas tierras.

Ya verán como los de a pie, agobiados por la crisis y ante el peligro
eminente que se cierne sobre ellos, le harán estallar los oídos al
mundo entero, cuando el día de las elecciones calladitos y al grito de
¡SE VA! desalojaran de Miraflores al déspota Nicolás, y de paso se
quitaran de encima y para siempre, a quienes bajo el ropaje de un
discurso opositor, intentaron arrebatarles el derecho a votar,
convocándolos a silenciar la democracia.

NO COMMENTS