Eduardo Parra Fuenmayor: “Niño indígena futuro incierto”

Eduardo Parra Fuenmayor: “Niño indígena futuro incierto”

COMPARTIR

El 18 de marzo se celebró el “Día Nacional del Niño Indígena” en los todos los estados con población originaria. Desde hace 33 años se inició está celebración en el Municipio Guajira del Estado Zulia, solo se celebraba el Día del Niño Wayúu, pero se fue extendiendo en todo el país hasta convertirse en un Día Nacional.

Ver hoy la realidad de nuestros niños indígenas, es motivo de tristeza y dolor, el niño indígena, no pareciera hijo de un estado con tanta riqueza, como lo es el estado Zulia, consultar con las estadísticas de desnutrición y muerte infantil, pareciera consultar con estadísticas de los países del áfrica o Haití, convirtiendo a nuestros indígenas en sectores vulnerables y desprotegidos donde las políticas del estado no llegan, agravando la situación de nuestros indígenas Wayúu.

En la Venezuela socialista del siglo XXI, se les ha usado como objeto político como nunca antes, se han hecho proyectos e inversiones que terminan en nada, como el proyecto “Puente Nigale” a cargo de Odebrecht, ofrecía una solución al tráfico urbano para atender la demanda vehicular de esta importante ciudad, generando entonces un mayor acceso a polos de desarrollo agrícola, industrial y turístico partiendo la conducción de redes de servicios (energía, agua, comunicaciones) hacia las zonas de Mara, Páez y Guajira. ( http://www.ve.odebrecht.com/es/proyectos/en-ejecucion/puente-cacique-nigale ) hoy su piedra fundamental queda para nuestra historia como un monumento a la burla y a la mentira, que muestra el lado oscuro e imparcial de la justicia venezolana, donde la corrupción no tiene castigo alguno.

“Parque Eólico La Guajira” “Este proyecto, beneficiaria a más de 12 mil familias de La Guajira, cuya adquisición e inversión supera los 300 millones de dólares, ( http://www.corpoelec.gob.ve/llegan-al-zulia-nuevos-componentes-para-parque-e%C3%B3lico-%E2%80%9Cla-guajira%E2%80%9D-para-consolidar-proyectos-de-ener ) hoy podemos observar, en la vía que conduce de Sinamaica a Paraguipoa “Los parques eólicos de La Guajira” como un gran símbolo a la inmoralidad y violación a los derechos humanos y pueblos indígenas del país, negando y frustrando toda posibilidad de crear distintos tipos de actividades que permitan el desarrollo local y el aprovechamiento para satisfacer de las necesidades de la población Indígena zuliana”.

La realidad es que los indígenas venezolanos como parte de una nación que padece por las decisiones de una mala gerencia gubernamental,en lo complejo de las situaciones y escenarios del mercado, hoy son culpados y discriminados de “bachaqueros” atribuyendo la culpa de la escasez y ser parte de la guerra económica, (La cuerda revienta por lo más delgado) cuando las razones de la escasez en Venezuela son otras, como un mercado enfermo cuya patología el socialismo la a llevado a un estado terminal, la garantía o seguridad jurídica para los inversionistas internos como externos, desestimula la inversión tan importante para el crecimiento económico de una nación, si se sigue expropiando no se soluciona, se agrava el problema de nuestro mercado enfermo, la falta de apoyo e inversión por parte del estado a quienes producen, control excesivo del mercado y falta de ética moral, de los administradores de los bienes público.
Lo cierto es que en medio de la problemática que azota a la nación, nace, crece y se desarrolla nuestro niño indígena, con un futuro incierto, desnutrido azotado por el hambre y las enfermedades,desnutrición y hambre que a la final en un alto porcentaje es quien determina su futuro, terminando con sus sueños y ganas de vivir, engrosando las altas estadísticas de mortandad infantil.

Los sueños de la familia indígena se ven frustrados, ante un escenario de escasez, hambre, y enfermedades, que merman día a día su población infantil, en un estado con políticas débiles e insuficientes, que no solucionan el problema más importante de las familias guajiras, donde una y otra vez, ven repetida la escena donde dolorosamente los padres entierran a los hijos, ante un gobierno que se niega a ver esta realidad y no se avoca a auxiliar por las vías de hecho y de derecho a las familias indígenas de nuestra patria y sus vulnerables niños, que emigran y hoy es fácil observarlos en los semáforos de las calles de la ciudad de Maracaibo tratando de sobrevivir, mendingando algo de ayuda.

Declarar medidas de tipo humanitaria, permitiría ampliar los mecanismos nacionales e internacionales, necesarios ante la emergencia de tipo humanitaria que vive nuestros Wayúu, el abandono del Estado, agrava la situación de la crisis humanitaria, y organismos como la Defensoría del Pueblo hasta ahora no dan a conocer, un informe sobre la crisis humanitaria en la guajira venezolana y sobre todo de la infancia wayúu, lo que demuestra que nuestra Guajira ha sido objeto de un constante e histórico abandono por parte del Estado y de los organismos que lo componen.

La falta de voluntad política y de un verdadero liderazgo, que apoye el desarrollo económico turístico y social de nuestra guajira, es lo que ha permitido esta grave situación, firmar convenios de ayuda y asesoría, en materia agrícola, con otros estados con experiencia en temas de agronomía, en áreas áridas y de desiertos como el estado de Israel,Que sin agua han hecho florecer el desierto de Aravá al sur de Israel, esto permitiría hacer de la guajira un potencial importante en el cultivo de hortalizas, vegetales y cultivos de todo tipo. Los Israelíes han aprovechado al máximo la escasez de recursos hídricos y tierra cultivable. Su éxito radica en la determinación y el ingenio de los agricultores y científicos que se han dedicado a desarrollar una agricultura floreciente en un país en el que más de la mitad de su superficie es un desierto, demostrando así que el valor real del suelo depende en gran medida de la manera en que es utilizado.Es increíble que siendo los venezolanos poseedores del más grande reservorio de agua dulce de Latinoamérica el lago de Maracaibo, nuestros niños estén muriendo de hambre y sed no solo en la guajira, si no en las principales ciudades, que están alrededor de ese gran reservorio de agua, esto la verdad si es un gran crimen por parte de los que administras nuestros recursos naturales.

En materia de turismo, se podría conducir a nuestra guajira a un emporio turístico de primera línea, Dios nos brindó, un paisaje configurado al éxito y prosperidad, la guajira venezolana es poseedora de Playas, saladas y dulces, ríos, lagunas, islas, médanos con la mejor vegetación y las más hermosas y exóticas aves de la bolita del mundo y todo a menos de 100 kilómetros.

Desde los inicios de esta nación, cuando los conquistadores españoles iniciaron su exploración llegaron a nuestra hermosa Laguna de Sinamaica, hoy convertida ante la mirada permisiva de las autoridades, en una verdadera selva mercantilista de soborno y contrabando, laguna a que Venezuela debe su nombre, puesto que dice la historia, que cuando el conquistador español llego a esta tierra y vieron los palafitos (las casas construidas sobre el agua), y sus habitantes indígenas Añu, de origen del agua, dijeron que era una pequeña Venecia y de allí proviene el nombre del país “Venezuela” que significa: pequeña Venecia. No me queda más que afirmar como hombre orgulloso de ser zuliano,por aquí empieza Venezuela.

En conclusión la realidad Sociológica, cultural y económica de nuestra guajira, indica que lo que viven nuestros paisanos, en sus comunidades más vulnerables, no tendrá solución sin una voluntad política y administrativa, que ponga en marcha planes de inversión y de desarrollopermanentes vigilados, que brinden educación en el área turística y de la agronomía. De lo contrario los niños seguirán muriendo.

@EDUARDO_PARRAF
Dr. Teología / Abogado / Escritor / Activista de DDHH.
Parra_eduardo777@ hotmail.com