Edward Rodríguez: Un gobierno de fakenews

Edward Rodríguez: Un gobierno de fakenews

COMPARTIR

Hace 80 años, la radio fue el escenario de uno de los hechos históricos que logró la sintonía por 59 minutos de 12 millones de neoyorkinos que salieron despavoridos de sus casas para observar la supuesta invasión de los extraterrestres provenientes de Marte. El pánico lo sembró Orson Welles el 30 de octubre de 1938 al narrar en un formato de noticiero la “Guerra de dos mundos”.
Hoy definimos ese hecho como una fakenews, es decir, una noticia falsa, pero con la característica particular de que los oyentes no prestaron atención cuando al principio se informó que se trataba de un formato particular de programa, y se creyeron el cuento de Wells; que transcendió como un ejemplo de comunicación de masa y de persuasión.

Actualmente, en pleno siglo XXI los ciudadanos del mundo, no sólo los de New York como ocurrió hace 80 años, se enfrentan diariamente a las fakenews que se disparan por las redes sociales y medios digitales sin control ni supervisión,convirtiéndose en una especie de verdad verdadera a la que sólo se puede contrarrestar educando la conducta humana, pues no está en manos de la tecnología detectarlas.

En Venezuela hemos sido víctimas o testigos, como se quiera interpretar, de las fakenews generadas y difundidas por el régimen. Entre los ejemplos que podemos citar están los famosos partes de guerra que ofrecía todos los días el ministro de información en el 2013,Ernesto Villegas,sobre el estado de salud del Presidente Chávez; las millones de casas que supuestamente construyó la Gran Misión Vivienda; la entrega sin retraso de las cajas Clap, y pare de contar; pero la más reciente es el supuesto regreso al país de tres millones de emigrantes venezolanos que según Diosdado Cabello, “se fueron por moda”. En fin, un gobierno de fakenews para mantenerse.

Un estudio realizado por el Instituto Tecnológico de Massachusetts determinó que las noticas falsas se extienden mucho más rápido que las verdaderas, demostrando que no todo lo que circula en internet es verídico. La investigación destaca que una noticia falsa pudiera tardar diez horas para llegar a mil 500 usuarios, mientras que una verdadera tan sólo llegaría a un 30%.

Sin duda alguna en Venezuela, todos los días se difunden y corren como pólvora las noticias falsas, lo peor es que los ciudadanos están cayendo no en el cuento de Welles y la “Guerra de los dos mundos” que sembró el pánico por 59 minutos; sino en una muy bien pensada, calculada y premeditada manipulación y distracción a conveniencia.

El régimen, definitivamente, se aleja del cuento de Welles para controlar y engañar; las noticias falsas que promueven corren más por el empleo de bots, concentración del poder comunicacional y bloqueo a los medios digitales que no se creen el cuento, y no caen en la distracción para dejar de informar sobre el caos que a diario se vive en cada rincón del país.

El secreto está en no creer o dar por sentado todo lo que le llega por cualquier vía. Hoy más que nunca enfrentamos en Venezuela a un aparato comunicacional al que no se puede subestimar, si no quiere formar parte de las “legiones de idiotas”, como llamaba Umberto Eco escritor y filósofo italiano a las redes sociales, aprenda a cómo no ser víctima de las fakenews.

Edward Rodríguez
@edwardr74