El FMI acertó pronóstico inflacionario para Venezuela para cierre del 2017

El FMI acertó pronóstico inflacionario para Venezuela para cierre del 2017

COMPARTIR

Para el mes de abril del 2017 el FMI pronosticó un cierre inflacionario en Venezuela superior al 2 mil por ciento para el cierre del 2017, lo que está a punto de acertar cuando faltan menos de 20 días para culminar tan pésimo año.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) previó acertadamente que América Latina y el Caribe tendrían un crecimiento leve para el 2017 y 2018, salvo Venezuela, país para el que estimó una contracción de más del 10% y una inflación galopante en su última proyección.

En su Panorama Económico Mundial del segundo semestre, el FMI subió a 1,2% su previsión de crecimiento Producto Interno Bruto (PIB) para la región en 2017, aunque advirtió sobre la disparidad entre los países, en particular, por la aguda recesión de la economía venezolana.

“La intensificación de la crisis política en Venezuela pesa mucho sobre la actividad económica, que se espera que se contraiga más de 10% en 2017, en tanto disminuye la producción petrolera y aumenta aún más la incertidumbre”, indicó el Fondo, según reseñó.

Además, la inflación de Venezuela crece pavorosamente. En su informe, el FMI indicó que el año pasado fue de 254,4%, para este año se prevé 652,7% y para 2018 se proyecta 2.349,3%.

A continuación la reseña escrita en abril de este año por la periodista Amanda Mars del diario español El País:

La economía venezolana ha entrado en una espiral inflacionista que ya no parece tener techo. Las previsiones del Fondo Monetario Internacional (FMI) apuntaron en enero que este 2016 se batiría un récord al llegar el 720%, es decir, que los precios se multiplicarían por ocho, pero el informe presentado este martes en Washington va más allá y eleva la tasa hasta el 2.200% al cierre de 2017 (1.642,7% de media anual). Para los años siguientes el problema se agudiza hasta llegar a 4.600% de inflación en las proyecciones de 2021.

Es difícil pronosticar la evolución de los precios a plazos tan largos, pero lo que reflejan las previsiones del FMI es el descontrol monetario que impera en Venezuela. Si los presagios del FMI se cumpliesen, eso supondría que los precios se multiplicarían por más de 400 millones en un plazo de seis años. Algo que hoy costase 100 bolívares costaría 40.000 millones a finales de 2021.

Esta situación hiperinflacionista se da en un contexto de hundimiento del valor de la moneda, el bolívar venezolano, que ha perdido prácticamente todo su valor desde la llegada al poder de Nicolás Maduro. Aunque el tipo de cambio oficial se sitúa en los 6,3 bolívares por cada dólar, en el mercado negro el billete verde se intercambia por encima de los 1.100 bolívares, según dolartoday.com, que se ha convertido en la referencia extraoficial del mercado paralelo. Eso significa que la divisa vale en realidad menos de un 1% de lo que dice el cambio oficial. Y los sueldos no han subido así.

Venezuela, productora de crudo, es uno de los países damnificados además por la caída del precio del petróleo. Su producto interior bruto se evapora: tras un declive del 4% en 2014 y del 5,7% en 2015, la economía caerá un 8% este año y 4,5% el próximo, según el informe de previsiones del FMI.

“La incertidumbre política y el renovado declive en el precio del petróleo han agravado los desequilibrios macroeconómicos y las presiones”, destaca el FMI en su informe. Así, el mercado de trabajo también sufrirá un desplome y la tasa de paro se disparará este año en 10 puntos porcentuales, del 7% al 17%. En 2017 llegará al 20%.

NO COMMENTS