Empresarios zulianos preocupados por la escasez y el mercado negro de materia...

Empresarios zulianos preocupados por la escasez y el mercado negro de materia prima

COMPARTIR

Los empresarios zulianos analizaron la situación del país ante la grave crisis económica que afecta a todos los sectores de la sociedad.

El informe de octubre de Fedecámaras-Zulia remarca la preocupación de los empresarios venezolanos no solo por la escasez de efectivo, los problemas con la plataforma tecnológica que generan dificultades en los puntos de venta y sistemas alternativos de pagos, sino también en el mercado negro, donde es golpeada la economía venezolana, lo que dificulta la obtención de la materia prima del proceso de producción.

El informe revela la escasez de todo tipo de productos y servicios como consecuencia de los controles impuestos, lo que genera que el mercado negro aumente considerablemente en la región. La “industria del bachaqueo” de alimentos, medicinas y productos básicos, se extiende ahora desde la gasolina hasta los boletos aéreos, ya que pocas personas tienen la capacidad de acceder a ellos.

Los proveedores informales de materia prima, insumos y servicios, controlan los precios que rigen el mercado, impactando gravemente el sector industrial y comercial del país.

Sumado a esto muchas empresas en todos los sectores se ven en la necesidad de pagar altos precios por su materia prima para poder operar y mantener su limitada oferta de productos y servicios.

El informe denominado “Octubre Rojo” revela que muchas empresas en todos los sectores se ven en la necesidad de pagar altos precios por su materia prima para poder operar y mantener su limitada oferta de productos y servicios.

Un segundo punto destacado en el informe señala que el kilogramo de cobre incremento un 80% su precio, al pasar de 280 mil a 470 mil bolívares, efecto que se manifiesta en forma similar en otros rubros industriales. También hace hincapié en varios puntos importantes como el hecho de decretar la chatarra reciclable como material estratégico, afectando al sector industrial debido a que la Guardia Nacional considera su manejo como un delito, lo que conlleva a su procesamiento legal a nivel de fiscalía y tribunales. Una vez cubierto el procedimiento legal, liberan el material, situación que no solo genera costos adicionales, sino también pérdida de tiempo, afectando a los empresarios del sector y contribuyendo a generar un problema adicional en el suministro de productos de este sector.

Otro punto álgido de preocupación en el tema de la productividad del empresariado zuliano tiene que ver con que desde el 15 de octubre pasado, la entrada de mercancía de Colombia a Venezuela ha disminuido y esto ha incrementado el costo de la materia prima.

A inicios del mes el saco de harina tenía un precio de 600 mil bolívares y finalizó en 1 millón 400 mil bolívares, asimismo el azúcar de Bs. 480 mil bolívares subió a 1 millón 350 mil bolívares.

“Tradicionalmente para este mes los panaderos ya tenían precios de los ingredientes para el tradicional pan de jamón, pero este año los proveedores no han establecido los costos en materia prima, lo que ocasiona que, al cierre de mes, no se disponga de un precio estimado para este producto que ocupa un sitial importante en los alimentos consumidos en las navidades”, subrayan los empresarios de la región.

El precio de la harina nacional es de 22 mil bolívares, pero las panaderías de la región prácticamente no lo reciben. Asimismo las azucareras nacionales tienen 3 meses que no distribuyen el producto, lo que obligan a buscar el producto importado.

El análisis cierra con el problema del combustible que se agudiza en las zonas rurales. Diariamente se observan largas colas de automóviles y vehículos pesados que transportan cargas haciendo colas para cargar combustibles. Las empresas ven afectada sus operaciones y el sector agrario no es una excepción, dado que sin disponibilidad de efectivo y sin combustible para operar sus equipos, su productividad se ve disminuida en más de un 70%, en ocasiones la leche que distribuyen los camiones llega dañada a su destino por la demora en la recogida debido a la falta de combustible, lo que disminuye la potencialidad de colocación de productos del sector en el comercio local.

En resumen, octubre fue un mes “rojo” porque todos los sectores productivos del Zulia siguen duramente afectados por la peor crisis económica que hayamos conocido, consecuencia de una política económica obsoleta y fracasada impulsada por un gobierno sordo que solo busca mantenerse en el poder.

Toca a los empresarios tratar de mantener a toda costa sus empresas abiertas y productivas para sobrevivir esta tormenta, pero más importante sobrevivir con sus colaboradores, atendiendo las necesidades básicas de sus trabajadores, porque ellos, junto a sus familias, están sufriendo la peor parte de esta tragedia.

“Esperemos que en noviembre, mes de la Chinita, haya un milagro para no pasar un diciembre negro”, es el deseo de la directiva de Fedecámaras Zulia a todos los zulianos.

Biendateao