Ender Arenas: Se fue la luz

Ender Arenas: Se fue la luz

COMPARTIR

En un artículo escrito por Cabrujas, a propósito, de la caída del servicio eléctrico el decía que cuando “Se va la luz.. uno de inmediato adquiere eso que Haidegger denominaba ´la conciencia de si` o el `acto de la espera` que consiste en dar vuelticas por la casa y mirar hacia el techo y no saber (que) hacer con la vida…”. Nadie ha podido describir mejor ese momento que él, porque ciertamente, parece no solo que todo queda oscuro y el calor empieza a invadirnos sino que literalmente a uno se le bajan los breakers, se queda uno sin energía, desenchufado.
Justamente eso me pasó anoche (miércoles 10 pm). Estaba sumergido en un ataque repentino de nostalgia (un verdadero lujo, pues eso es algo impropio cuando uno no tiene dinero) escuchando algunos viejos tema de Sissi Posse cuando el aire acondicionado empezó a boquear, la lámpara de la mesita de noche ( porque carajo la llamaran así si hasta de día ella hace la misma función) se apagó e inmediatamente tome conciencia de que Maracaibo aun de noche, la temperatura ronda los 32 grados y, también inmediatamente, recordé todo el árbol genealógico de Mota Domínguez y hasta hubo un momento en que, no lo puede evitar, mencione en muy alta voz la Sra. madre del Sr. Presidente de la Republica. Confieso que yo no soy así, pero esa vaina de los apagones me ha desquiciado.
La crisis del país se manifiesta de mil maneras, bastaría decir, que uno no consigue las medicinas, los alimentos están por las nubes, el salario mínimo no llega a 3 dólares y el mío que es de profesor titular llega a 6 dólares, por otra parte no hay efectivo, el transporte público ha llegado al límite de la extinción definitiva, hasta el punto que esta mañana (jueves, 11 de la mañana) cuando mi carro se quedo sin gasolina me fui hasta mi casa en uno de los trencitos donde en otra época los niños se divertían paseando por la calles de la ciudad y que hoy forman parte del transporte público y no sigo, porque uds lo saben tan bien o mejor que yo porque lo sufren igual o peor.
Pero a pesar de todos esos elementos críticos no hay uno que nos agobie y martirice más cotidianamente que los apagones “programados” que se producen de manera “desprogramada”.
Si en algún elemento tenemos la sensación de que esta revolución nació para fracasar es en el problema eléctrico: han destinado millones y millones de dólares en la inversión eléctrica y dicha inversión no se han materializado en resolver lo que ahora se ha convertido en una cuestión nacional. Todo ese dinero se ha desviado hacia bolsillos de unos pocos que para mayor ironía la gente los llama “enchufados” .
Ahora leo la nota del día: Mota Domínguez da por terminado “la administración de la carga” en los estados centro occidentales. Yo pensé que el Zulia justamente queda en esa región donde la calamidad de los cortes ha concluido y ahora me estoy preguntado donde co… quedara el Zulia, porque justo en este momento el aire acondicionado esta boqueando, la lamparita de la mesa se ha apagado, el calor se hizo de nuevo presente, Sissi Posse enmudeció cuando cantaba “Miserere” y yo estoy gritando a todo pulmón: ¡Mota Domínguez eres un….!”