Ender Arenas: Se miente de verdad.

Ender Arenas: Se miente de verdad.

COMPARTIR

Hay reunión en Republica Dominicana, nos decía el gobierno y la oposición, porque ciertamente hay que conversar, hay que lidiar políticamente una salida a la crisis que hoy sufre el país.

Una crisis que ya ha costado un centenar de muertos, más de 500 presos políticos, 4 millones de migrantes, una cifra para nada despreciable de muertos por la gran crisis de la salud y porcentajes significativísimos de niños desnutridos. Una crisis general de sociedad, como no se había experimentado en el país.

Pero, ¡sorpresa! De la reunión y del dialogo en Republica Dominicana no han salido soluciones, sino una buena cantidad de mentiras y una buena cantidad de desmentidos a las primeras. La otra sorpresa, es que algunos sectores muy radicalizados de la misma oposición creen más en las versiones de Maduro, de Jorge Rodríguez y su hermana que la versión ofrecida por Julio Borges.

Yo no tengo la menor duda que quien le miente al país es Maduro y los Rodríguez. Muchos dirán que ese es un prejuicio, pues bien que el gobierno miente es ya un prejuicio popular, y es que la mentira es la mejor destreza desarrollada por el gobierno chavista, no solo en la época Maduro, pues, mentir era ya el rasgo más singular del gobierno de Chávez.

Pero, vamos a olvidarnos de Chávez, pues en todo caso, como todos sabemos Chávez esta…muerto y yo no quiero seguir escribiendo más sobre él, hay que dejar que los muertos descansen en paz. Además ya descubrí porque los Diosdado, los Maduro, etc. cumplen la sentencia de que de los muertos se suele hablar bien. Lo hacen para ocultar lo indeseable, lo insoportable de su regreso…. para ellos, aunque en honor a la verdad lo es para todos.

En realidad quiero referirme a nuestro primer charlatán hoy día: el presidente Maduro quien combina la charlatanería con la mentira. Una combinación que hace de su práctica política algo indeseable y detestable.

Maduro habla todos los días, sin saber de que está hablando. En un principio hablaba y hablaba y hablaba por imitación a Chávez, pero este lo hacía para presumir de que sabía de todo y porque a él más que a nadie solo le preocupaba los efectos que podía provocar en sus oyentes y vaya que lo consiguió. El problema es que dado la enorme ignorancia del presidente nadie sabe por qué carajo habla tanto.

Pero además, como acaba de demostrarse con los supuestos acuerdos de Republica Dominicana, el presidente Maduro, aparte de charlatán, ha sido un embustero de marca mayor, pues, él debe conocer, por razones obvias la verdad de lo que está ocurriendo, las consecuencias de la decisiones que se han tomado y que ha producido la mayor crisis que conocemos, pero oculta y la ha desfigura para obtener todo tipo de ventajas y en consecuencia le miente al país.

Maduro da la impresión que más que un presidente es un pícaro. Cuando uno lo ve bailando con esa expresión en la cara como de “sobrao”, no sabe que los venezolanos se dicen para sus adentro: “que vaina con este tipo, tremendo manganzón”.

Nadie sabe a dónde vamos, nadie sabe que nos depara el futuro como país. Pero todos sabemos que quiere Maduro, que ambiciona y que proyecta: Nada bueno para el país, solo quedarse en el poder.

NO COMMENTS