Ernesto Bravo: La épica bolivariana

Ernesto Bravo: La épica bolivariana

COMPARTIR

 

La épica revolucionaria, la exaltación de una gesta sacrificada, de lucha peligrosa para tomar el poder político y mantenerse, está en  construcción como arma ideológica para legitimar la permanencia en el poder de los revolucionarios bolivarianos, pero la tragedia, que supera a todas las tragedias griegas, es que no consiguen los elementos justificadores, en consecuencia sus héroes son tomados del hampa común, sus muertos son producto de acciones del hampa, por lo menos no logran demostrar su conexión con la derecha apátrida, con el paramilitarismo colombiano, ni con el imperialismo norteamericano

En pleno desarrollo del comunismo en China, Jung Chang, escribe los Cisnes Salvajes, en el libro trae la historia del terror chino, a través de la voz de una hija de un matrimonio; -la hija narra cómo su madre tenía un lugar asignado para dormir, se hallaba en la federación de mujeres, separada de la vivienda de su padre por una pared de arcilla,-por las noches, mi madre solía trepar el muro y atravesar un pequeño jardín hasta la habitación de mi padre, tras lo cual regresaba al suyo tras despuntar el alba. No tardó en ser descubierta, y fueron denunciados en la reunión del partido. La idea consistía en que toda cuestión personal era también política; de hecho, no cabía  considerar nada como personal o privado.

En nuestro contexto lo privado es público, los asesinatos cometidos contra estas figuras; ex-ministro de Interior Otaiza (quien llego a declarar que la Asamblea Nacional estaba bajo sospecha), al Diputado del PSUV Robert Serra y al Fiscal Danilo Anderson, así sean cometidos por razones ubicables en su esfera privada, personal, lo convierten en un asesinato político, cometido en la esfera pública, es un intento desesperado por alimentar la épica revolucionaria, y su mayor exageración es sembrar dudas sobre la muerte de Bolívar, e incluso sostener la tesis del asesinato, e igual con la figura clave de la revolución, Hugo Chávez, muere de cáncer, y los epicologos inventan el termino de muerte por inoculación de cáncer, cometido por traidores financiados por el imperialismo yanqui

La diferencia entre el  enfoque natural de Darwin y el enfoque histórico de Marx, ha sido frecuentemente señalada usual y certeramente a favor de Marx, desde la Sociología. Esto nos ha llevado a olvidar el gran interés que tuvo Marx sobre las teorías de Darwin, y así lo reconoce Engels en el elogio fúnebre de Marx, señalo “De la misma manera que Darwin descubrió la ley de la evolución de la vida orgánica, así Marx descubrió la ley de la evolución de la historia humana”. En la interpretación del totalitarismo todas las leyes son leyes en movimiento, así los nazis, y el poder se basa sobre el movimiento en sí mismo. Además de integral la esfera de lo privado con lo público, el abuso del poder con la visión totalitaria de los maduristas, desconocen la alternabilidad en el poder político, y despachan la explicación con la última declaración de Jaua; -La revolución no va a alternar el poder con la burguesía, -sentenció.  Además, de las amenazas proferidas por el policía del Régimen , Diosdado Cabello a los dirigentes democráticos –nosotros sabemos dónde viven cada uno de ustedes, -sentenció, desde su programa de televisión Con el Mazo dando, transmitido por canales del Estado

La mayoría de las revoluciones con épica, la revolución rusa, la revolución cubana, la revolución zapatista en México, tienen sus frases y sus cultores, Regis Debrays de Cuba, Alain Touraine de México, la revolución bolivariana ha buscado a Ramonet, quien desde Le Monde intenta algo, pero se ha empeñado más en el cine, han buscado a Sam Penn, Oliver Stone ambos de Hollywood, aunque en la actualidad se transmite por varios canales de televisión la serie El Comandante, que busca desmitificar el imaginario popular sobre esa figura dantesca que significa Hugo Chavez

A esta altura de la revolución bolivariana, la única frase con intenciones épicas, pero contextualizada no en el triunfo de la revolución bolivariana, sino más bien en el fracaso, en un golpe militar fallido, propio de los países tercermundistas, es la frase soltada por Chávez, después de hacer un llamado a la rendición de los otros golpistas del interior del país, el tristemente célebre  “por ahora”.

 

Soc. Ernesto Bravo R.

@ernestoleobravo