Ernesto García Mc Gregor: ¿Será que los chavistas son brutos?

Ernesto García Mc Gregor: ¿Será que los chavistas son brutos?

COMPARTIR

Ninguna persona de mediana inteligencia y mayor de 30 años de edad, puede en su sano juicio afirmar que con este socialismo arcaico se vive mejor que antes. ¿Entonces, cómo pueden existir tantos profesionales, intelectuales y conocedores del mundo, que nieguen públicamente la falta de alimentos, de medicamento, el colapso del sistema de salud, la quiebra sistemática de la producción nacional, la horrible corrupción a todos los niveles y la inseguridad reinante?

O son brutos o mentirosos compulsivos que hacen creer que la culpa es del traqueado imperio, de la estúpida guerra económica, del insufrible y reciente bloqueo gringo o de los perversos empresarios. De cualquier manera, son unos vulgares enchufados desprovistos de ideología y cuyo único fin es mantenerse en el poder. Cuando ya están forrados en billetes y no resisten a sus cómplices, piden asilo, se retiran millonarios y quedan bien con dios y con el diablo.

¿Cómo pudo la fiscal Ortega Díaz actuar durante tantos años como marioneta del Gobierno y de repente despotricar del sistema que ella misma presidió? Ni hablar del ex ministro de petróleo y presidente de PDVSA Rafael Ramírez, quien fue el motor que destruyó nuestra principal industria y ahora resulta que tiene pruebas de todos los ladrones que se robaron millones durante su gestión.

Alejandro Andrade, militar que participó en el golpe de 1992, guardaespaldas del intergaláctico y tesorero de la nación, se declaró culpable del lavado de sobornos por la bicoca de US$1.000 millones. Ahora viene Elías Jaua, el chavistas con más puestos oficiales disfrutados y hoy regañado, a marearnos con la explicación: “el sector privado de la oposición corrompió a funcionarios débiles dentro del Estado”. O sea, si no es el chingo es el sin nariz.

¿Por qué el antojo de destruir adrede al país? Porque según la ideología de estos trogloditas, todo lo que genere riquezas es capitalista y por lo tanto hay que destruirlo y la mejor forma de hacerlo es robándose el dinero, así satisfacen a la patria y sobre todo a ellos mismos. A estos desalmados lo único que les interesa es que siga la revolución bonita para continuar en la guanábana y en el pillaje del país. Que oiga quien tiene oídos…

NO COMMENTS