Eugenio Martínez: Demostrar manipulación de resultados electorales en Venezuela requiere ocho auditorías

Eugenio Martínez: Demostrar manipulación de resultados electorales en Venezuela requiere ocho auditorías

COMPARTIR

Directores de las principales encuestadoras no pueden explicar la votación del domingo pasado.

La posibilidad de demostrar que el chavismo manipuló los resultados de los comicios regionales en Venezuela pasa por realizar hasta ocho revisiones exhaustivas al sistema automatizado de votación, escrutinio, transmisión y totalización de resultados.

Preliminarmente la mayoría de los integrantes de la oposición venezolana han descartado que las actas de escrutinio de las 30 mil mesas de votación presenten inconsistencias numéricas con el boletín de totalización del Consejo Nacional Electoral (CNE) mediante el cual se le adjudican al chavismo 17 gobernaciones.

Los integrantes de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) sostienen que los resultados que no reconocen tiene una causa multifactorial y engloba entre otros factores: ventajismo, cierre de centros a 72 horas de la elección afectando a 715 mil ciudadanos, un millón de electores imposibilitados de ejercer su voto por retraso en la apertura de centros, fallas en máquinas, entre otras irregularidades.

Por esta razón consideran esencial, además de cuantificar el impacto usual de las denuncias por ventajismo, determinar si existió algún tipo de usurpación de identidad –de electores vivos o fallecidos– o voto múltiple. El monitoreo y conteo rápido que la alianza de partidos de oposición realizó el domingo 15 de octubre resultó muy efectivo para predecir la participación del evento al punto que existe una diferencia de apenas un punto porcentual entre su estimación (62%) y el anuncio del CNE (61,24%)

Sin embargo, este monitoreo le reportó a la oposición la primera opción de triunfo en al menos 15 estados. En este sentido (y descartados los errores al compararse comprobantes de voto, actas de escrutinio y boletín de totalización) la oposición considera que es necesario determinar si existió otro tipo de manipulación.

Según los resultados divulgados por el CNE los 23 candidatos del chavismo lograron el respaldo de 5.688.551 electores (53,7%) mientras los aspirantes de oposición obtuvieron el voto de 4.890.398 ciudadanos (46%) una diferencia de 798.153 sufragios que le representa al chavismo mantener el control en 17 gobernaciones.

Desde huellas hasta comprobantes

Para poder determinar si el nivel de votación del chavismo (especialmente en los 4.854 centros de votación de una mesa con escaso control de los testigos de la oposición) es artificial y está asociado a planes de usurpación de identidad y voto múltiple es necesario que el CNE admita al menos ocho revisiones básicas, ninguna de éstas previstas en los protocolos que ejecuta el organismo comicial.

SISTEMA DE TOTALIZACIÓN. La oposición le exige al CNE auditar el archivo con información de las marcas de cada sesión de votación, enviadas por cada máquina de votación, analizar todas las bitácoras (logs) del sistema, conocer el listado de todas las actas que fueron marcadas “en observación” por el sistema, tener acceso al registro de acceso de usuarios al sistema, desde 24 horas antes del proceso electoral hasta 48 horas después de la divulgación del boletín de resultados, indicándose qué persona tuvo acceso, que nivel de privilegio, y por cuanto tiempo estuvo conectado y poder analizar el registro (log) completo del Sistema de Detección de Intrusos (IDS).

ACTAS. Por otra parte, solicitan auditar las actas en papel (tal como fueron enviados al CNE) de una muestra representativa de 2% de las 30 mil máquinas de votación desplegadas el domingo.

No obstante, las peticiones más complejas son similares a las exigencias presentadas por Henrique Capriles Radonski en 2013 cuando impugnó los resultados de la elección presidencial que perdió (por 1,5 puntos porcentuales) contra Nicolás Maduro.

HUELLAS. En esta ocasión la oposición solicita que se realice “una prueba de verificación 1-1 del 100% de las huellas digitales de todas las máquinas de votación, con resultado de huellas ‘con coincidencia’ (match) y ‘sin coincidencia’ (no-match)”, además de una prueba de verificación 1-N de las huellas “sin coincidencia” de la prueba anterior con resultado de “sin coincidencia” (no-match) y cada persona con los que hubo coincidencias.

Durante la ejecución de estas revisiones en el año 2013 el CNE expulsó a los técnicos de la oposición por desencuentros sobre la metodología para comprobar la existencia de huellas duplicadas (que demostrarían usurpación de identidad en la votación). A pesar de la ausencia de representantes de la MUD, el CNE ejecutó esta revisión durante tres meses; sin embargo, nunca divulgó en Venezuela las conclusiones del estudio.

Según el informe elaborado en junio de 2014 por el Centro Carter la revisión de huellas del CNE permitió detectar que al menos 12 mil votos emitidos se encontraban comprometidos por usurpación de identidad.

Sin unidad de criterio

A pesar de la extensa petición de la MUD al organismo comicial no todos los integrantes de la alternativa democrática consideran viable la tesis del fraude. Henry Ramos Allup, secretario general de Acción Democrática (ganó 4 de los 5 gobernadores que se le atribuyen a la oposición) sostiene que en las actas del partido blanco no existe evidencia de fraude y atribuye la derrota generalizada a la abstención del elector opositor.

En comparación a los comicios parlamentarios del año 2015 la oposición perdió 2.154.099 votos, mientras la votación del chavismo retrocedió en 247.756 sufragios. Ramos Allup utiliza la pérdida del emblemático estado Miranda (gobernado por Henrique Capriles Radonski desde 2008) como ejemplo del impacto de la abstención.

“La abstenciones solo en los municipios Chacao, Baruta, El Hatillo y Sucre con respecto a 2015 suman 136.763 votos y el PSUV ganó Miranda por 85.800”, sostiene Ramos Allup para explicar que la derrota de Carlos Ocariz (Primero Justicia) es por la ausencia de electores y no por la manipulación del sistema.

La postura de Ramos Allup y del partido AD es similar a la asumida por el ex gobernador del estado Lara Henri Falcón quien sostiene que su derrota fue generada porque no supo conectar con los votantes de su estado. Desde la noche del domingo 15 de octubre, Falcón ha rechazado la tesis de la existencia de una manipulación en el sistema electoral.

Resultados inconsistentes

A pesar de la postura de Ramos Allup y Falcón de responsabilizar a la abstención de la derrota, los directores de las principales encuestadoras no pueden explicar el extraordinario nivel de votación del chavismo este domingo.

Félix Seijas, director de la encuestadora Delphos, explica que los resultados anunciados por el CNE suponen que todo quien se dice chavista en Venezuela (30% de los ciudadanos en sus estudios) acudió a votar, movilización que resulta muy compleja de explicar.

Seijas insiste que los resultados no se corresponden con la situación política y económica que atraviesa el país.

Una percepción similar tiene Edgard Gutiérrez, analista político y director de la firma Venebarómetro para quien los resultados anunciados por el CNE son inconsistentes con los resultados de los estudios de opinión pública.

El debate sobre los resultados del domingo pudiesen tomar aún más importancia en los próximos días si la Asamblea Nacional Constituyente decide ordenar al organismo comicial realizar las elecciones de 335 alcaldes durante el mes de diciembre.

@Puzkas – Diario Las Américas