Eugenio Montoro: El espejismo del logro

Eugenio Montoro: El espejismo del logro

COMPARTIR

Un frecuente error gerencial es la ilusión sobre el logro la cual genera multitud de problemas especialmente sobre las decisiones.

El espejismo del logro es proporcional a la complejidad. Una pequeña fábrica de guantes tiene poca probabilidad de un espejismo pues su gerente tiene la visión completa. Pero cuando son muchas, extendidas por el planeta y de diversos productos, la probabilidad de crear el espejismo aumenta.

Los gerentes de experiencia combaten al espejismo del logro en forma sencilla: usan cifras y gráficos que los mantienen informados de la globalidad del asunto, pero los gerentes de poca experiencia son muy propensos a caer en la ilusión.

Usemos un ejemplo magnificando los extremos. En nuestro caso la mejor muestra es la del presidente quien debe gerenciar un complejo País y su experiencia en el oficio es la de un amateur.

El primer espejismo presidencial viene de su agenda, usualmente recargada de reuniones, encuentros, discursos, inauguraciones, actos oficiales, reuniones privadas, que le engañan en la sensación de que “hace mucho por el País”. El segundo espejismo proviene de las propias funciones subalternas que realizan sus colaboradores y que relacionan el éxito con la posibilidad de mostrar cualquier logro al ciudadano presidente. La suma de todos estos mini logros que llegan al bisoño presidente-gerente crea el espejismo de “se están haciendo muchas cosas”.

De esta forma cuando el presidente inaugura un centro hospitalario en Zaraza, en medio de trompetas,discursos y aplausos, tiene la sensación de estar realizando algo grande, pero cuando se coloca en la perspectiva global de los asuntos de salud se convierte, ahora sin espejismos, en un aporte insignificante.

La llegada de un barco con 10 mil toneladas de trigo puede ser hasta titular de prensa, pero cuando se convierte en consumo nacional y resulta que solo alcanza para tres días, su importancia se minimiza.

Otra grave consecuencia de los espejismos es la ingenuidad en la elaboración de metas. Esto explica lo de la “Venezuela potencia” o la producción de seis millones de barriles de petróleo diarios según lo previsto para 2012 en el adorado “Plan de la Patria”.

El régimen actual es muy flaco en términos de experiencia gerencial y está lleno de espejismos de logros. Esto les hace creer que las críticas son injustas pues “los avances son inmensos”, cosa en la que, cegados por la ilusión, realmente creen.
La incapacidad de ver lo real y no al espejismo dificulta cualquier solución

sensata y se mantienen aferrados a la creencia que los problemas son inducidos por otros. La guerra económica y los sabotajes son buenos ejemplos del método que siguen para explicar sus fracasos.

Si este presidente tuviese la humildad y la capacidad de solicitar y entender los verdaderos índices de sus logros en todos los sectores de la economía y la sociedad, sin lugar a dudas renunciaría.

Y si no lo hiciese solo demostraría una total falta de honestidad.

Eugenio Montoro

NO COMMENTS