Hanke: Países dolarizados no imprimen dinero en los bancos centrales

Hanke: Países dolarizados no imprimen dinero en los bancos centrales

COMPARTIR

El economista Steve Hanke ha trabajado economías hiperinflacionarias como lo es el caso de Venezuela. Su estudio se basa en un sistema de cálculo basado de manera fundamental en la tasa del dólar paralelo. Hanke defiende la dolarización como vía para salir de la crisis. Y es tajante en formular esta propuesta para salir de la crisis venezolana. Ante la pregunta, ¿cuáles son las causas que más han determinado los niveles de hiperinflación en nuestro país?, responde: “cuando los gobiernos no pueden usar métodos normales (impuestos, bonos o ingresos de empresas estatales) para financiar sus gastos van a sus bancos centrales y exigen que los bancos centrales enciendan las imprentas. Con eso, la oferta de dinero aumenta y también la inflación”, explica al tiempo que agrega: “las 58 hiperinflaciones del mundo han sido causadas de esta manera.

Por ejemplo, en Yugoslavia, donde estudié el proceso de hiperinflación en gran detalle, la tasa de inflación alcanzó 313.000.000% por mes en enero de 1994. En ese momento, más del 95% del gasto gubernamental de Yugoslavia estaba siendo financiado por el Banco Central imprimiendo dinero yugoslavo, responde el economista.

Combatir la hiperinflación

Hanke señala que existen dos maneras confiables de detener las hiperinflaciones: un sistema de caja de conversión en el que una moneda local cotiza libremente a una tasa de cambio absolutamente fija con una moneda ancla, totalmente respaldada con reservas de moneda ancla. En este caso, la moneda local se convierte en un clon de la otra moneda. El segundo remedio comprobado, de acuerdo con Hanke, es reemplazar la moneda local con una moneda extranjera confiable, lo que se llama “dolarización”. Refiere conocer bien ambos métodos, “ya que he diseñado ambos sistemas para detener las hiperinflaciones en la antigua Unión Soviética, los Balcanes y en América del Sur”, asegura el economista.

Dolarizar: ¿única opción?

“La dolarización sería la mejor manera de detener la hiperinflación en Venezuela, pero no es la única forma. Como indiqué también funcionaría una caja de conversión debidamente diseñada”. No obstante, duda que en el país se diseñe una caja de conversión correctamente. Con su colega Kurt Schuler, Hanke escribió un libro a petición del presidente Menem en 1990. El libro, que se publicó en Buenos Aires, presentó los detalles de cómo diseña una caja de conversión. Hake argumenta que los países dolarizados oficialmente producen bajas tasas de inflación, tasas de crecimiento económico más altas y estables si se comparan con aquellos países que tienen bancos centrales y emiten moneda local. La razón es la siguiente:“la clave para entender la dolarización es que bajo ese sistema el gobierno no puede ir a un Banco Central y ordenar que encienda las imprentas. Con la dolarización, se impone una restricción presupuestaria dura y disciplina al gobierno”.

Sobre el Socialismo refiere que este modelo en todas sus formas produce resultados inferiores. La versión del Chavismo no solo ha sido inferior. El socialismo falla finalmente. Basta con mirar a la URSS o a China antes de Deng en diciembre de 1978.

Consultado sobre la existencia de relación entre los bloqueos comerciales y financieros y la situación actual por la que atraviesa el país (por ejemplo, la escasez de alimentos y de medicamentos) manifiesta:“Con el socialismo siempre tienes escasez”.

¿Es viable endeudarnos?

Descartó que el endeudamiento sea una posibilidad:“Venezuela ya está en bancarrota”, acotó. De manera tal que desechó esta opción con el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco Mundial (BM), pues a su juicio “estos organismos tienen antecedentes terribles. Solo mira Argentina. Acaba de ingresar al 21 ° programa del FMI en los últimos 60 años. Ninguno de ellos ha funcionado alguna vez y este tampoco funcionará. John Greenwood y yo explicamos por qué en un artículo publicado en The Wall Street Journal. Steve Hanke es uno de los economistas más influyentes de la actualidad global.

NO COMMENTS