Historias que cambian vida: Yo Reumático

Historias que cambian vida: Yo Reumático

COMPARTIR

 

 

Yo Reumático y la Fundación Venezolana de Enfermedades Reumáticas hicieron posible que se realizara esta excelente iniciativa, en pro de lograr el bienestar emocional de pacientes con enfermedades reumáticas

 

Vivir con una enfermedad no es tarea fácil pero aun así hay que aprender a llevarla de la mejor manera, para esto existen herramientas que ayudan al paciente, no solo a reducir el dolor sino también a lograr equilibrio mental y emocional, que en este caso es parte fundamental del proceso.

 

El pasado miércoles 22 de marzo, se realizó el taller “Somos más que el reflejo”, una actividad motivacional y educativa para los pacientes con enfermedades reumáticas, tales como: lupus, artritis reumatoide, artrosis, entre otras, con el fin de compartir tips, socializar con personas con la misma condición y lograr sacarle una sonrisa.

 

María Elisa Castillo y Héctor Aníbal Caldera, de la compañía Imago Consultores, fueron los expertos en llevar esta actividad a cabo. “Nos centramos en espacios de reflexión que generen desarrollo humano en diferentes aspectos, contextos y para diferentes grupos”, expresaron.

 

Adicionalmente, destacaron que: “está comprobado que el bienestar psicológico tiene un impacto muy importante en la salud, nosotros creemos que en la medida de que estas personas puedan reconocer y utilizar estas emociones a su favor, encontrando herramientas para avanzar, va a significar una mejoría e incluso porque se encuentren en la disposición de hacer cosas distintas, lo que les permite aproximarse a posibilidades reales y diferentes, así como generar redes de apoyo y socializar con otras personas”.

 

Carolina Tovar, Presidenta de la Asociación Civil Yo Reumático, señaló que: “la educación preventiva es fundamental y el diagnóstico temprano es clave, debido a que el médico tiene una visión de qué es lo que puede hacer o no puede hacer para lograr la mejoría del paciente y tratar de calmar el dolor”. “Nosotros como fundación frecuentemente hacemos charlas educativas, hemos englobado qué es la enfermedad, cuáles son los signos para reconocerla y qué se puede hacer para mantenerla controlada”, enfatizó.

 

Hablan los pacientes

 

Ester Linlion, paciente de 37 años de edad, padece de Artritis Reumatoide hace 19 años, expresó que: “El apoyo grupal es sumamente importante debido a que al principio de toda enfermedad, uno tiende a encerrarse en sí mismo, y con este tipo de conversatorios, se da la oportunidad de socializar con muchas personas y se crea la empatía, apoyo y nuevos conocimientos aprendidos”.

 

Adicionalmente, Alfonsina Marcano, de 72 años, paciente con artrosis de cadera y rodillas, destacó que: “con este tipo de actividades encuentro paz, me relajo y aprendo cosas nuevas, las personas con esta condición deben salir y no quedarse estancados, pueden realizar yoga, caminar, participar en charlas pero nunca rendirse”.

 

El apoyo familiar es clave

 

José Alberto tiene 35 años de casado y su esposa hace 5 años fue diagnosticada con lupus, el tratando de motivarla y alegrarla, la acompaña a charlas o talleres con personas que le brinden la herramienta necesaria para apoyar a su esposa. “Es una enfermedad que afecta a todo el círculo familiar, es por esto que toda la familia, incluyendo nuestros 4 hijos, su mamá, su papá y hermanos, estamos involucrados en saber cómo ayudarla a seguir adelante con esta condición, realmente el apoyo de la familia en estos momentos se convierte en parte fundamental para que ella conlleve esta enfermedad con mente positiva, alegre y con buena energía”.

 

Productos Roche, en compañía de las asociaciones de pacientes demuestran el compromiso por la salud, bienestar y calidad de vida de los afectados con estas condiciones, brindándoles talleres, en pro de mejorar su estilo de vida y lograr un equilibrio mental y espiritual.