Hugo Delgado: El aceite se terminó

Hugo Delgado: El aceite se terminó

COMPARTIR

En la homilía domingo 12 de noviembre de 2017, el sacerdote hacía referencia al episodio del evangelio seleccionado. Diez esposas esperaban a sus conyugues que regresaban en medio de la oscuridad. Cinco llevaron sus lámparas encendidas, las otras cinco las llevaron pero también cargaron con frascos de aceite para alimentar la llama, por si había un retraso y poder retornar sin contratiempos. Obviamente las que no tuvieron precaución se quedaron a oscuras y pidieron auxilio a las que si pensaron en el futuro, pero estas negaron el apoyo porque de lo contrario corrían la misma suerte.

Luego de la embriaguez de ingresos petroleros, producto del cíclico comportamiento del mercado, Venezuela vuelve a caer en desgracia. Aunque los precios no son negativos, están oscilando entre 45 y 55 dólares por barril, ese valor no es suficiente para alimentar a un Gobierno acostumbrado a precios superiores a los US $100, como en el auge de la mal llamada revolución chavista. Una falsa e ilusa propuesta con una ideología confusa y llena de resentimiento, que luego de 19 años de régimen solo muestra miseria, corrupción, nepotismo, burocracia improductiva, destrucción del aparato productivo nacional, dependencia de las importaciones y lo más peligroso un país centro de escándalos, narcotráfico y terrorismo.

Los análisis financieros nacionales e internacionales al fin tuvieron razón. Hugo Chávez y Nicolás Maduro sembraron sus esperanzas en el ingreso petrolero, el 95% de las divisas de la nación provienen de las ventas de crudos, ni siquiera tuvieron la visión de invertir en la explotación de los derivados, a través de la industria petroquímica; mucho menos previeron la tendencia de la humanidad de utilizar energía limpia, una realidad que es evidente. Venezuela no puede vivir eternamente del oro negro y no está preparada para lo que viene.

Un informe divulgado por El Tiempo de Colombia, el pasado 11 de noviembre de 2017 (“Deudores aún no registran los pagos de Venezuela”) señala que un comité de la Asociación Internacional de Swaps y Derivados (Isda), que agrupa a tenedores privados de deuda, decidió el viernes10-11-2017 reunirse el lunes 13-11-2017 en Nueva York para evaluar las consecuencias del atraso de pagos de Petróleos de Venezuela (PDVSA) a sus acreedores internacionales de US $ 1.161 millones de sus bonos 2017. Un análisis negativo de la Isda desencadenaría un eventual default e iniciaría el pago de CDS (Credit Default Swaps), seguros contratados por los acreedores. Otro anuncio dudoso es el pago de Corpoelec de US $ 650 millones, con cupón de 8,5% y vencimiento en 2018.

El futuro a corto plazo no es halagador, las agencias Fitch, Standard and Poor’s y Moody’s ya rebajaron la calificación de la deuda venezolana y advirtieron del default a corto plazo. “Estamos al final del juego y se volvió una cuestión de días –no semanas– hasta que se confirme el incumplimiento”, opinó Capital Economics. El Gobierno deberá cumplir el lunes 13-11 con otros 200 millones de dólares más de rendimientos. En total, debe cancelar de 1.470 a 1.700 millones de dólares en intereses de bonos en lo que resta del 2017.

Pero la jugada perversa del chavismo es manipular la triste realidad, a su favor. Hugo Chávez siempre lo dijo:”lo político está sobre lo económico”. La decisión de Maduro de ir a Dafault y renegociar la deuda le permitirá obtener dividendos políticos.”Pagar implica seguir recortando importaciones. Eso tiene un costo político muy elevado para un gobierno con baja popularidad”, dijo Asdrúbal Oliveros, director de Ecoanalítica. Cree que Maduro, cuyo mandato termina en enero de 2019, aspira a reelegirse y podría adelantar los comicios, fortalecido con la victoria oficialista en las regionales de octubre y un esperado triunfo en las municipales de diciembre, de las que la oposición se marginó. De paso, dice, el gobierno se “victimiza”, al mostrar a “agentes externos como los causantes de la crisis”. “Va a utilizar la retórica nacionalista en la campaña presidencial, la del enemigo externo”, dijo Moya-Ocampos de la firma IHS. (El Tiempo de Bogotá 8 de noviembre de 2017).

Oliveros recuerda la Argentina de Néstor Kirchner cuando se declaró en default. A su juicio, el gobierno busca también que, con el nerviosismo que genera su anuncio, los bonos bajen y empresarios afines o sus socios Rusia y China recompren parte de la deuda. “No pagar le permitiría tener más dinero para la campaña, importar bienes básicos y bajar el riesgo de protestas”, comentó Diego Moya-Ocampos.

A la situación económica de Venezuela se la une la interesante información que pasó desapercibida, emitida en su edición del 11 de noviembre de 2017 por el diario El Tiempo de Bogotá. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) crearán, en la ciudad de Maracay, durante el “Primer Encuentro Nacional Preparatorio”, una estructura organizativa del Partido Farc en Venezuela. Según el texto del Partido Comunista de Colombia esta actividad internacionalista es un ejercicio imprescindible en el actual y complejo escenario creado por el imperialismo, con la abierta y descarada complicidad del fascismo y la ultraderecha que arremeten contra la República Bolivariana de Venezuela”. El objetivo es “desenmascarar a los principales instigadores fascistas que tratan de dividir a dos pueblos, como Colombia y Venezuela, unidos históricamente en la defensa de la paz y el internacionalismo revolucionario”.

¿Por qué debe relacionarse el hecho económico y el político? Demuestra que el comunismo, disfrazado de capitalista como China y Rusia, forma parte de una estrategia mundial. Estas dos naciones son el salvavidas de Nicolás y sus cómplices cubanos, el presidente ruso, Vladimir Putin renegoció la estéril deuda de US $3.000 millones producto de venta de armas. China, no muy convencida, está entre dos aguas, la presión de su principal socio comercial (Estados Unidos) y la necesidad de mantener su peón estratégico (Venezuela). Podemos en Cataluña juega a la secesión, asesoró a Chávez y ahora lo hace con Maduro, Evo Morales en Bolivia, mantiene vínculos con Ecuador y Nicaragua, entre otros; hay información de inteligencia que vincula los hechos en España con una red rusa y venezolana. Las advertencias del ex presidente, Álvaro Uribe, sobre la presencia de la guerrilla colombiana en Venezuela no fueron en vano, es suficiente transitar por la frontera para evidenciar el hecho. Las Farc se quitan la máscara y anuncian su intervención directa.

Es evidente que los venezolanos demócratas no dimensionan el tamaño de la amenaza. No solo se está fraguando la destrucción de un modelo petrolero y rentista, se está luchando contra una alianza internacional con múltiples facetas e intereses. Nicolás y su combo han demostrado que están dispuestos a matar, corromper, manipular y vender el alma patria, siempre que se mantengan en el poder.

Pero esa relación comunista no es novedosa. El 20 de agosto de 1940, en Ciudad de México, en su hogar del exilio, era asesinado León Trotski, por un espía soviético llamado Rubén Mercader, por cierto de origen catalán. Sus pecados, ser opositor del admirado por los intelectuales izquierdistas y sanguinario dictador soviético, José Stalin, escribir su biografía en la que desnudaba su crueldad, presagiar el derrumbe del imperio producto del peso de su inoperante burocracia y el retorno al capitalismo. Era un elemento peligroso para la izquierda mundial, sus únicas armas, una pluma y papel ¡70 años después, su presagio se hizo realidad! Lo que se cierne sobre Venezuela es un verdadero monstruo de mil cabezas, habrá acaso un liderazgo que esté a la altura de tamaño compromiso de lucha. De Una cosa se puede estar seguro, sin apoyo internacional, fe y compromiso unitario interno, no habrá éxito en el rescate de la patria.

Si Maduro logra el objetivo de “golpear el estómago” de los venezolanos utilizando los dólares de la deuda para comprar espejitos y engañarlos, a pesar de los daños que cause después de su reelección, Venezuela será el mejor reflejo de la lapidaria frase “cada sociedad tiene el gobierno que se merece”.