Hugo Delgado: El Ramírezbrecht

Hugo Delgado: El Ramírezbrecht

COMPARTIR

El escándalo Odebrecht sacudió la moral de la izquierda latinoamericana. La corrupción desatada por el dúo Constructora Odebrecht-Foro de Sao Pablo no tiene punto de comparación en el continente americano. Políticos de todos los calibres comunistas o socialistas están involucrados en las multimillonarias cifras en dólares pagadas por el brazo corruptor del Foro, el gigante de la construcción brasileña, que ante la arremetida de la justicia tuvo que delatar a sus cómplices de Brasil, Argentina, Bolivia, Guatemala, Ecuador, Perú, Colombia, República Dominicana, Panamá, Venezuela, Estados Unidos, México, y en África Angola y la Mozambique de Robert Mugabe.
Pero lo sorprendente no es la dimensión de la corrupción y el que la izquierda latinoamericana demostrara su vulnerabilidad ante la arremetida del apetecido dólar americano. Lo que llama la atención es que personeros corruptos continúen acaparando la simpatía de sus conciudadanos. En Argentina la cuestionada Cristina Kirchner salió electa senadora luego de las serias acusaciones de todo tipo que afectan a su gestión. En Brasil, las encuestas colocan en primer lugar de las preferencias para las elecciones presidenciales de 2018, al corrupto mayor del gigante sureño y padre del escándalo Odebrecht, Ignacio Lula Da Silva. En Ecuador, el recién electo vicepresidente, Jorge Glas, hombre de confianza del ex presidente, Rafael Correa, resultó electo y a la vez involucrado en las coimas.
En Colombia, varios ex ministros, hombres cercanos al presidente Juan Manuel Santos, congresistas y empresarios también fueron salpicados por los dólares de Odebrecht. En Panamá ocurrieron casos similares, al igual que en México, República Dominicana, Guatemala y Perú (hay dos ex presidentes investigados). Lo cierto es que la red de corrupción penetró a gobiernos, en su mayoría, vinculados con Venezuela, país en donde existen indicios de negocios oscuros con altos jerarcas del chavismo. En Brasil, los gobiernos de Lula y su protegida Dilma Rouseff (destituida por corrupción) firmaron contratos con la petrolera Petrobras, también aliada de Hugo Chávez
Según el Departamento de Justicia de Estados Unidos en 2016, Odebrecht pagó más de US $780 millones de dólares en comisiones a funcionarios de alta jerarquía de gobiernos en su mayoría integrantes del Foro de Sao Pablo ¿Casualidad o trabajo sistemático para fortalecer a los aliados castro lulistas? Lo interesante de la red de corrupción es que impregnó a los aliados izquierdistas más importantes de Latinoamérica. Pero como dice el dicho, los pueblos tienen los gobiernos que se merecen, y eso ha permitido que a muchos corruptos izquierdistas los estén reivindicando sus coterráneos.
Sin aclararse aún el escándalo Odebrecht, ahora comienza a formarse un nuevo nubarrón para el eje Lula-Castro-chavismo. La confrontación por el poder de militares y antiguos cómplices de Hugo Chávez y Nicolás Maduro se agudiza y puede generar consecuencias impredecibles. La aún no confirmada salida de la delegación diplomática de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con sede en Nueva York, del ex hombre de confianza del comandante eterno, Rafael Ramírez, generará una nueva ola de denuncias en el continente latinoamericano y Europa.
Ramírez ha visto como familiares y socios son detenidos y presionados por la dictadura de Maduro. Pero el ilegítimo presidente aún no interpreta la reciente declaración del ex hombre fuerte de Petróleos de Venezuela, “fui hombre de confianza de Hugo Chávez durante 12 años y estuve entre los cuatro que llamó en su lecho de muerte…”. En más de una década este cuestionado funcionario fue el responsable de elaborar los cheques para financiar a los aliados del continente americano y del viejo continente; en sus archivos deben existir comprobantes que permitirán desnudar los canales de financiamiento en los países aliados del comunismo, el narcotráfico y el terrorismo.
Será un nuevo Odebrecht pero a la venezolana. La Ramírezbrecht destaparía la red clientelar y corrupta de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, que manejó más de un billón de dólares en ingresos petroleros. El ex hombre fuerte de Pdvsa difícilmente dejará que un grupúsculo de militares y del entorno de Cilia Flores lo dañen, cuando en su poder existen documentos comprometedores y demoledores para un régimen debilitado económica y políticamente. El quiebre con quienes fuero cómplices del comandante eterno es resultado de ambiciones desmedidas por los ahora usurpadores del poder.
Ocurre un tanto con lo que sucede con la oposición, cuando menosprecian al acorralado enemigo que lucha por mantenerse vivo, porque de lo contrario la cárcel o la muerte les espera. Ramírez sabe mucho y debe ser respetado por sus adversarios rojo rojitos. No es casualidad que luego de salir de Pdvsa y el Ministerio de Energía, se refugió en Nueva York. Era su carta de seguridad en caso de traición, tal como sucedió. Difícilmente volverá a Venezuela, sabe quienes son los delincuentes que están al frente del Tribunal Supremo de Justicia, la Defensoría, la policía política, la Fuerza Armada y la Fiscalía General. Conoce a fondo al monstruo rojito por dentro. No va a caer solo y antes de hacerlo arrastrará a más de uno.
En el Ramírezbrecht caerán argentinos, brasileños, bolivianos, ecuatorianos, peruanos, colombianos, caribeños, mexicanos, españoles y hondureños (entre ellos el ahora opositor Manuel Zelaya quien, manipulando a su marioneta Salvador Nasralla, tiene incendiado al país con el desconocimiento del ganador de las últimas elecciones presidenciales, Juan Hernández), etc.; porque él firmó los cheques conjuntamente con el difunto comandante eterno, para financiar a muchos personajes de la izquierda folclórica latinoamericana.