Jesús Castillo: Ilusiones e Intervención extranjera

Jesús Castillo: Ilusiones e Intervención extranjera

COMPARTIR

La reciente Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), celebrada en la ciudad de Nueva York dejó una estela de eventos que podrían animar a muchos a soñar con una intervención internacional en Venezuela como el mecanismo más efectivo para poder salir del gobierno del presidente Nicolás Maduro.

El tema de Venezuela ocupó la atención de la mayoría de las delegaciones (de cada Estado) presentes, en las cuales quedó claro que la presión internacional sobre los temas de la apertura de un canal humanitario y el señalamiento de acusar al presidente ante la corte internacional penal gana aliados lo que obligó la presencia del Presidente en el pódium de oradores de Naciones Unidas. Muchos se sorprendieron con esa visita y a otros les ocasionó confusión debido a que la vocería política opositora en Venezuela afirma que el presidente es ilegítimo, que tiene varios juicios abiertos en organismos internacionales, que el Tribunal Supremo de Justicia en el exilio lo sentenció a 18 años de cárcel, que no podía viajar a Nueva York sin el permiso de la Asamblea Nacional,  que solo puede visitar los países aliados al gobierno, que internacionalmente nadie lo reconoce, y el hecho de haber hablado en la ONU desnuda muchos de esos argumentos.

Lo cierto es que el gobierno ha venido perdiendo aliados entre las naciones del mundo y que es público y notorio que en Venezuela la crisis económica está asfixiando a los venezolanos. La soñada intervención extranjera pareciera que es la única agenda que tienen los voceros de la oposición política venezolana, la piden a gritos, mientras afirman que vienen por el Presidente, que será una intervención rápida, que el gobierno quedará paralizado, que las Fuerzas Armadas Nacionales, los colectivos, la milicia, no harán nada ante una fuerza extranjera, que será muy fácil para los intervencionistas lograr tomar el país desde Nueva Esparta hasta la Guajira Venezolana, que con la intervención  todo se resolverá y la coalición interventora le entregará el poder al líder más notable de la oposición, todo argumentado como en cuento de hadas.

Pero, a la par de ello, el gobierno se encuentra alerta, entretienen a su público con movimientos de tropas a la frontera de Colombia, con magnicidios, con reconversión monetaria, con aumento al precio de la gasolina, con la participación en la ONU. El gobierno domina el 95% de la información y hasta este momento sigue contando con aliados del calibre de Rusia y China, nada despreciables para lograr evitar intensiones de intervenciones internacionales.

La diplomacia internacional sigue con sus embajadores y consulados en Venezuela, por ahora es una guerra de micrófonos y mientras el milagro extranjero llega debemos reflexionar ¿cuál es la agenda alternativa que ofrece la oposición?, será que pretenden esperar sentados hasta que florezcan las amapolas, o que están esperando que al gobierno lo sorprenda un bloque de sus aliados políticos de la mano de las Fuerzas Armadas Nacionales. De repente veremos a los invasores haciendo la cola para sacarse el carnet de la patria. Y en este aspecto, recordemos lo que dijo Ligia Romay “Mientras la Gallina ponga huevos el granjero no la sacrificará”.

[email protected]                    @castillomolleda

S.H. Jesús Castillo Molleda (Politólogo, Profesor, Emprendedor, Locutor)