Jesús Castillo Molleda: Sociedad huérfana

Jesús Castillo Molleda: Sociedad huérfana

COMPARTIR

Mientras la clase política venezolana se disputa entre quienes quieren mantenerse en el poder y quienes ostentan el poder, la sociedad se encuentra huérfana de soluciones a los múltiples problemas que padece. Describo por ejemplo que el pasado miércoles 6 de junio de 2018 el alcalde del municipio  Maracaibo Willy Casanova  realizó un programa de televisión desde la Plaza de la República de Maracaibo y como hecho curioso ese sector de Maracaibo que presenta a diario dos cortes de energía eléctrica (uno en la mañana y uno en horas de la noche que pueden durar 12 horas), pero el día que el alcalde realizó el programa el servicio eléctrico  no fue suspendido, y lo más curioso es que los habitantes del sector no fueron capaces ni de organizar un cacerolazo en símbolo de protesta ante la presencia de la autoridad municipal, que sin ninguna duda se burló de los marabinos residenciados en el sector Plaza de la República.

Cuando una sociedad se enfrenta a cortes en el servicio eléctrico desde 4 a 48 horas, cortes en el servicio de agua potable de 2 a 30 días,  a una falta de transporte público en la que, por cierto, el flamante alcalde de Maracaibo afirmó que ellos mejoraran el servicio cuando la “Guerra Económica” sea superada, una sociedad que debe mendigar el efectivo, que el alza de los precios (de todo lo que necesiten adquirir) es a cada hora, que el aseo urbano domiciliado  e industrial es una calamidad, cuando el 80% de los semáforos  se encuentran dañados, cuando la inseguridad crece y crece, cuando comprar un medicamento es un lujo al igual que un cartón de huevos, carne, pollo, pescado, verduras, pan, transportarse por avión, autobuses, micro buses, carros por puesto es un calvario, cuando el éxodo es una opción que crece, y acudir a un colegio, liceo, universidad es una odisea, sin ninguna duda la sociedad venezolana se encuentra huérfana de gobernantes responsables, de dirigentes políticos serios, de ciudadanos críticos y exigentes, y lo más peligroso que después de 20 años de atraso la mayoría de los ciudadanos se acorralaron en sus miedos e intereses lo que aleja a la sociedad de conseguir soluciones a corto plazo del holocausto económico que vive el país.

La oposición política no pega una, el pasado viernes 8 de junio de 2018 realizaron un llamado de protestas en todo el país, en Maracaibo la realizaron en la avenida la limpia frente al centro comercial Galería y la pobre asistencia aclara que la capacidad de convocatoria y movilización de la oposición se perdió, lo que los obliga a hacer cambios urgentes en la vocería y en la estrategia, porque de seguir así solo lograran desaparecer. Es posible que puedan aparecer unos padres adoptivos a la sociedad venezolana, y de seguro quienes se queden en Venezuela se verán obligados a unificar criterios para logar resistir y pueda surgir una figura política, empresarial, académica, artística, deportiva, de la sociedad civil acompañada de aliados que podrían sorprender al gobierno y a la oposición.

Los movimientos que se están gestando en las fuerzas armadas, en la estructuras de base del partido de gobierno, así como en la división de la oposición no hay que perderlas de vista debido a que muchos de los que no se podían ni hablar se encuentran dialogando sobre puntos coincidentes. Lo ocurrido en Perú con la Jugada de Keyko Fujimori para destituir al presidente, en Brasil con Temer que destronó a Dilma y Lula, lo ocurrido recientemente en España son indicios que en política los enemigos pueden ser amigos por intereses comunes. Como lo dijo María Andrea Urdaneta “Los huérfanos siempre sueñan con una familia y quienes le den esa oportunidad conseguirán de ellos la más rotunda lealtad”.

[email protected]      @castillomolleda

S.H. Jesús Castillo Molleda  (Politólogo, Profesor, Emprendedor, Locutor).