Jesús Castillo: Venezuela en desacato

Jesús Castillo: Venezuela en desacato

COMPARTIR

Al principio del año 2017 el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) declaró en desacato a la Asamblea Nacional (AN), luego la AN aprobó en sesión destituir al Presidente por abandono del cargo, posterior a ello, el TSJ le quitó la inmunidad parlamentaria a los diputados de la AN a la vez que anulara sus funciones. Al poco tiempo la Fiscal General de la República se pronunció explicando que el TSJ había incurrido en la ruptura del hilo constitucional, luego el presidente reunido con el poder moral intentó cambiar la sentencia. Mientras esto ocurría la MUD decide salir a la calle y desde el 4 de abril de 2017 se inician protestas, marchas, vigilias, trancazos, pronunciamientos por aliados al gobierno en señal de descontento a éste, a la par que anunciaba (la MUD) la desobediencia civil así como la aplicación de los artículos 333 y 350 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela convocando más tarde el plebiscito y paro cívico. Los resultados de estas acciones generaron reacciones de organismos y entes internacionales (la OEA, Parlatino, Parlamento Europeo, ONU, foros sobre derechos humanos, 20 países), los cuales repudian lo que ocurre en Venezuela y algunos amenazan con sanciones.
Mientras todo esto ocurre el alcalde de Barquisimeto (opositor) es destituido por el Concejo Municipal, la Contraloría General de la República inhabilita políticamente a los gobernadores del estado Miranda y Amazonas, y el TSJ que desconoce la MUD otorga casa por cárcel a Leopoldo López. Por su parte, el Consejo Nacional Electoral (CNE) que es calificado como ilegítimo por parte de la MUD sirve de ente para validar los partidos de la MUD (éstos cumplieron con las normas y reglamentos impuestos por el órgano electoral), convocar las elecciones a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para el 30 de julio de 2017, además de las elecciones a gobernadores para el 10 de diciembre de 2017; la AN nombra 33 magistrados y el TSJ los desconoce; y a solo unos días de la elección de la ANC algunos voceros de la MUD anuncian que hay que comprar comida porque lo que viene será contundente; y de allí surgen múltiples interrogantes: ¿Será que la gente tiene tanto dinero como para comprar mucha comida?, ¿Será que hay mucha comida que comprar?, ¿El pueblo podrá aguantar varios días encerrado en su casa?, ¿El sector productivo podrá soportar un paro indefinido?, ¿Con el Plan República instalado en los centros de votación y la Guardia Nacional, Policías Estadales, Policía Nacional, Milicia, Colectivos, desplegados habrá la posibilidad de frenar la elección de la ANC?, ¿El pueblo estará dispuesto a una confrontación cuerpo a cuerpo sin retorno?, ¿Cuántos dirigentes de la MUD estarán dispuestos a ir en primera línea de estas acciones?. Lo cierto es que mientras los sectores políticos siguen confrontados los ciudadanos viven en un total desacato para intentar sobrevivir, la delincuencia desbordada sin control (quien no haya sido robado, atracado, extorsionado es un extraterrestre en Venezuela), la escasez de alimentos, medicamentos, repuestos se acentúa y de la mano la inflación galopante con especulación derriten los bolsillos, los servicios públicos se agudizan, un pésimo y costoso servicio de transporte público, el aseo urbano da vergüenza, la electricidad hace estragos con los equipos electrónicos (cuando se queman por los apagones o las altas y bajas de voltaje no hay nadie a quien reclamarle), el agua potable cada día es de menor calidad, reponer cualquier bien es casi imposible, el éxodo de venezolanos crece y crece, adquirir una vivienda, carro, moto es un lujo, estudiar se hace cada día más difícil, la economía informal crece y las empresas, comercios, negocios cierran.
Y mientras todo esto ocurre, el gobierno todavía tiene capacidad de maniobra al tener las instituciones como instrumentos de poder y acción lo que le permite lograr sus objetivos, además de que puede desplegar al ejército a la calle, declarar un estado de conmoción, toque de queda en contra de una población muy molesta pero desarmada que desde hace tres meses y medio intenta impedir una ANC que dará poder sin control ni oposición, lo que hasta el momento se visualiza difícilmente de concretar antes del 30 de julio de 2017, al menos que las fuerzas armadas y un proceso de alta negociación lo impida; pero parece ingenuo pensar que algo así ocurriría por el costo político al gobierno, además de que éste reposa en la constituyente su bala salvavidas. Como lo dijo Leonore Potter “Un pueblo con coraje necesita ser dirigido por valientes hombres que estén dispuestos honestamente a sacrificar sus privilegios y la vida de lo contrario el coraje solo será una fantasía”.
articulosjesuscastillo@gmail.com @castillomolleda
S.H. Jesus Castillo Molleda (Politólogo, Profesor, Emprendedor, Locutor)

NO COMMENTS