Jesús Hurtado: El año en que el dólar aumentó más de 4.000%

Jesús Hurtado: El año en que el dólar aumentó más de 4.000%

COMPARTIR

En apenas una semana, el dólar ha aumentado más de lo que pronosticaban los economistas a principios del 2017 para todo el año que recién finalizó. Esto nos puede dar una idea de la magnitud de la hiperinflación que sufre y la que viene para el país.

Cuando un año atrás los más reputados economistas del país hacían sus predicciones sobre el valor del dólar paralelo para el 2017, la respuesta no se hacía esperar: “alcanzará valores no vistos hasta ahora”, se atrevían a afirmar casi al unísono.

Los más arriesgados se aventuraban a lanzar número que para aquel entonces ciertamente lucían improbables: “Podría llegar a 20.000 bolívares”, señalaban desde Ecoanalítica; “Dependerá de lo que haga el gobierno, pero podría estar entre 10.000 y 18.000”, auguraban en Econométrica.

La triste realidad es que todas las proyecciones se quedaron más que cortas, y un año después la escasa divisa estadounidense ha logrado escalar hasta valores realmente incomprensibles para la mayoría, sumando en apenas un año más de 4.000% de aumento.

De acuerdo con los registros, el 1° de enero de 2017 la divisa estadounidense se cotizaba en el mercado paralelo al increíble precio de Bs, 3.164,72 bolívares por dólar, un valor que está muy lejos de los 128.336,21 que alcanzó apenas 367 días después.

Es más, en apenas los primeros cuatro días de 2018, la moneda de mayor uso en el mundo se incrementó más de lo previsto por los economistas a principios de 2017 para todo ese año, una pequeña muestra de que los estrafalarios pronósticos hechos para este año posiblemente se queden cortos.

Aquellos tiempos
Aunque en 2017 todos presagiaban que aumentaría, el comportamiento del dólar en la primera mitad del año no permitía medir la magnitud de este incremento.

De hecho, el dólar tardó casi ocho meses en superar la barrera de los 10.000 bolívares, alcanzado el 28 de julio un precio de 10.389,79 bolívares por dólar. En lo sucesivo, el incremento fue acelerado al punto de que el 7 de septiembre ya había duplicado su precio y se cotizaba en Bs. 20.192,95.

Poco más de dos meses le tardó en alcanzar el otro gran hito, la barrera de los Bs. 50.000, que superó el 10 de noviembre pasado cuando el precio ascendió a Bs. 52.128,74, monto que duplicó en apenas un mes cuando el 12 de diciembre pasado se cotizó en Bs. 102.276,63.

Causa de primer orden en la ola hiperinflacionaria en la que se encuentra sumida la economía venezolana, la escasez de divisas sería la razón principal de esta aceleración en el precio de la divisa, toda vez que desde agosto pasado el gobierno suspendió el otorgamiento de divisas al sector privado, lo que ha llevado a muchas empresas y distribuidores a valerse del mercado negro para sus importaciones con el consecuente aumento de precios que a su vez alimenta la inflación.

No obstante, los economistas en conjunto consideran que la disparidad cambiaria es la verdadera causa de la distorsión del mercado. “No hay mejor negocio que obtener dólares baratos y venderlos en el mercado paralelo. Es un negocio más rentable que el del narcotráfico”, afirma Asdrúbal Oliveros.

El analista recuerda que la existencia de un dólar oficial de Bs. 10 (que es utilizado para más de 90% de las importaciones oficiales) y de uno paralelo que supera ya los 100.000 bolívares, será fuente permanente de corrupción.

Sea como sea, la sequía de dólares ha encaminado al mercado paralelo por una senda que no parece conocer límite, al punto que las proyecciones apuntan que el dólar pudiera alcanzar en 2018 entre los 10 y 18 millones de bolívares (y no falta quien diga que superará los 20 millones), cifras que aunque parezcan inverosímiles, podrían quedarse cortas como ya ocurrió el año pasado.