Kaled Yorde: ¿Y ahora qué viene?

Kaled Yorde: ¿Y ahora qué viene?

COMPARTIR

Instalada como lo fue ya la espuria e inconstitucional Asamblea Constituyente, muy a pesar de sus graves vicios y falta de consulta popular que cita el artículo 346 de la Carta Magna, la gente se pregunta qué viene ahora.

Como quiera que el régimen madurista se le considera un estado paria y fallido, a punto ya de entrar en la catastrófica categoría de país en quiebra (default), lo que viene lamentablemente son muy malas noticias para los venezolanos de a pie y el resto de la población. Se trata de severas sanciones económicas contra Venezuela, además de acentuarse las que les han sido aplicadas a personeros del régimen maula.

Las sanciones contra nuestra secuestrada patria se deben a la conducta de los corruptos al servicio de la Cuba castrista y la violación sistemática a los derechos humanos.

Y como si todos sus abusos de poder y tramposería no fueran suficientes, acudieron al mayúsculo fraude numérico en el contaje de los votos obtenidos en el pasado domingo 30J, inflándolos de manera grotesca y obscena, según lo denunció Smarmartic, la empresa que le vendió las máquinas al CNE.

El golpe al mentón que noqueará al pueblo venezolano por la irresponsabilidad de los desalmados que nos gobiernan, vendrá con la prohibición que Norteamérica le impondrá a las compañías de su país que compran y venden crudo a Venezuela. Explica José Toro Hardy, uno de los grandes expertos sobre el tema petrolero a nivel mundial, que “el petróleo que nosotros exportamos extra-pesado  es petróleo muy denso y pesado con azufre y hay muy pocas refinerías en el mundo capaces de procesar este tipo de crudo. Una de ellas es precisamente nuestra refinería Citgo en los Estados Unidos que está diseñada como un traje a la medida. Ahora bien, si no podemos seguir refinando esos crudos en los Estados Unidos, hay muy pocas refinerías en el mundo capaces de procesar ese mismo crudo”. Toro Hardy sigue señalando: “A esta situación se le suma que Venezuela no solo envía petróleo a Estados Unidos, sino que también importamos petróleo liviano y algunos derivados del oro negro que se necesitan para poder mezclar el petróleo extra-pesado venezolano, haciéndolo menos denso para así poder ser procesado en la refinería de Citgo.

Una sanción de embargo de tal naturaleza afectará la cancelación de deudas a los chinos y a los rusos. Norteamérica dejaría de igual modo de vendernos gasolina procesada, lo cual agravaría aún más el escenario. El embargo sobre nuestro crudo, nos dejaría al borde de la quiebra, sin el dinero de caja chica para comprar comida, insumos y medicamentos para el pueblo, además del efectivo necesario para pagar la nómina de trabajadores y empleados públicos del oficialismo.

Y todo esto por la terquedad y la ceguera política del régimen madurista que solo le importa mantenerse en el poder más que la vida y el bienestar de los venezolanos. De eso se trata!.

 

 

 

 

 

NO COMMENTS