Kiko Bautista: A Maduro el mingo le quedó lejos 

Kiko Bautista: A Maduro el mingo le quedó lejos 

COMPARTIR
Esos 7 millones y 200 son una cifra muy alta para Maduro y la ANC. Como hace el gobierno para llegar a tanto. El mingo lo tiene demasiado lejos. El 30 el oficialismo tendrá muchísimos problemas para llegar a el 10% de los votos según dicen la mayoría de las encuestadoras. Por más que inflen las cifras, no podrá acercarse a la votación de ayer. Sin testigos, sin ninguna vigilancia o control en las mesas y utilizando todo el poder para obligar a los funcionarios públicos, no veremos colas ni masas en la calle celebrando. Ahora, el éxito de ayer nos obliga a pensar bien sobre lo qué hay que hacer antes del 30 de julio. La votación obtenida debe servir para que de una vez por todas se entienda que la salida es electoral. Ese mensaje sirve para el gobierno y para la oposición. Urge una negociación que evite más muerte y coloque la salida donde siempre ha estado, en la constitución, en la convocatoria a elecciones. El discurso de la batalla final, la hora 0 y la calle sin retorno que ya vuelven a promocionar los radicales, ahora más que nunca queda demostrado que es un error. Son bien es cierto los colectivos mataron a una mujer en Catia, ayer no hubo represión. El mundo vio un pueblo en paz y esa imagen es la que más conviene trasmitir a la oposición. La campaña para que la gente no vaya a votar a la constituyente debe ser alegre, de unidad, de rebelión cívica, nada que ver con la violencia. Mucha gente en la calle pidiendo cambio. La oposición debe salir a pelear con un discurso de unidad. Deslastrarse de la venganza y en su lugar ofrecer un gobierno capaz de sacar el país adelante en poco tiempo y sin más retaliaciones que aquellas que se generen en los tribunales y solo contra quienes hayan cometido delitos de corrupción o violación de los derechos humanos. Viene un tiempo de progreso y verdadera democracia, con instituciones fuertes y autónomas. No hace falta ir a impedir en las mesas que la gente vote en la ANC. La fuerza de nuestro discurso debe ser más que suficiente para producir solidaridad y en consecuencia abstención. Hay que recordar que la estructura que se utilizó el domingo es la misma que se armo para el revocatorio. Estaba pensada para 5 millones de asistentes. Esa cifra fue rebasada y sin ley seca.