Leopoldo Puchi: Escenarios de cohabitación

Leopoldo Puchi: Escenarios de cohabitación

COMPARTIR

La manera en que ha ido evolucionando el proceso electoral va delineando escenarios futuros, diversas hipótesis sobre la evolución de los acontecimientos. Un primer elemento a considerar es que la base de partida de la intención de voto reflejada por cerca de la totalidad de las empresas encuestadoras indica que la sumatoria de la tradicional votación de la oposición más la proveniente del descontento, daría como vencedor a Henri Falcón.

En este sentido, vale destacar que las votaciones se celebrarán en medio de grandes dificultades económicas que afectan fuertemente las condiciones de vida de la gente.
Sin embargo, todavía está por despejarse si los resultados definitivos se corresponderán con estos datos de partida, puesto que hay que tomar en consideración que la candidatura de Nicolás Maduro dispone de un sólido respaldo electoral sustentado en un amplio universo político y cultural de carácter popular que se ha venido fraguando a lo largo de varios lustros y que está bien estructurado y organizado.

Del mismo modo, hay que tener en cuenta que la percepción que tiene la gente sobre los problemas económicos no carga exclusivamente la responsabilidad de estos sobre el Gobierno. En el estudio reciente de actitudes políticas Ratio-Ucab al preguntarse sobre quién es el responsable del desabastecimiento solo 39% afirma que es Maduro y el Gobierno, mientras que 30% lo atribuye a la guerra económica, 7% a la crisis económica mundial, 6% a la oposición, 6% a los militares y 12% no sabe o no responde.

Por otra parte, a la hora de evaluar el escenario previsible del 20 de mayo no debe ignorarse que diversos sectores agrupados en el denominado Frente Amplio han decidido no concurrir a las elecciones, lo que indudablemente pudiera afectar la opción del candidato opositor que participa en la contienda. No obstante, el llamado a la abstención no parece calar con la fuerza que inicialmente mostraba, por lo que ha podido notarse una actitud reflexiva hacia la participación, lo que ha sido acompañado por los recientes llamados a votar de importantes voceros de organizaciones y gremios de la oposición. De modo que Falcón tendría muchas probabilidades de ganar, de convencer definitivamente a una porción mayoritaria de ese electorado.

Tanto de resultar electo Falcón, como en el caso de que lo sea Maduro, se requiere llegar a acuerdos. Si es Falcón el nuevo presidente, habría que trabajar la transferencia de mando de forma de alcanzar un acuerdo de cohabitación en el conjunto de los poderes públicos y de garantías. Y de ser reelecto Maduro, también habría que comenzar un nuevo diálogo entre el Gobierno y las dos vertientes de la oposición, los partidarios de la abstención y los de la participación, una mesa de negociaciones para establecer las bases de la convivencia para los próximos años y, sobre todo, para hacerle frente a la hiperinflación con un programa económico. Un asunto en el que se le va la vida a todos los venezolanos.

NO COMMENTS