Los negocios que mejor se han sabido adaptar a las nuevas tecnologías

Los negocios que mejor se han sabido adaptar a las nuevas tecnologías

COMPARTIR

Si bien hay negocios que no existían antes de la web participativa, y que de hecho no podrían existir sin las nuevas tecnologías, otros tantos tuvieron que quedar atrás y se consideran ya obsoletos. En un punto intermedio, existen aquellos otros que aprovecharon este nuevo canal para prosperar, mantenerse o incluso aumentar su presencia en nuestro día a día.

La tecnología y sobre todo internet se encuentra a nuestra disposición para facilitarnos la vida en tareas cotidianas. Hoy por hoy, pedir comida a domicilio es mucho más sencillo, no sólo a través de las webs y aplicaciones propias de las más famosas cadenas fast food, sino también en el caso de otros pequeños negocios y restaurantes que se han asociado con grandes cadenas de reparto a domicilio. Así, sencillamente debemos acceder a estas agencias y buscar por área geográfica qué restaurantes tenemos disponibles. Después podemos comprobar la carta y los precios y pedir con mayor comodidad que cuando teníamos que guardar decenas de folletos y llamar por teléfono.

Uno de los negocios más visionarios al respecto fue el de las salas de juego. Los jugadores tenían el handicap de tener que adaptarse a horarios y normas de las salas físicas, como por ejemplo vestir de etiqueta, lo que en ocasiones complicaba jugar en el momento en que apetecía, por no hablar de que siempre los oponentes en juegos como el poker eran los mismos. Sin embargo, en casinoespanol.com por poner un ejemplo tenemos una guía de todos los casinos online disponibles y sus diferentes promociones, del mismo modo que en el ejemplo anterior haríamos con la comida a domicilio.

Y siguiendo con el mercado del ocio, hemos visto poco a poco desaparecer de las calles las tiendas de discos y los videoclubs, pero ni la música ni el cine han dejado de interesar al público. Sencillamente, nos hemos vuelto más cómodos, y probablemente estemos pagando lo mismo al mes, pero tenemos un catálogo amplísimo a través de servicios como Netflix o Spotify. Pagamos una suscripción y si la cancelamos no nos quedamos con ninguna posesión, pero no nos importa porque tampoco nos apetece que ocupe espacio en nuestras estanterías.

Podríamos seguir con ejemplos de digitalización y automatización que han sido todo un triunfo, pero en el momento presente, estos son los que han ganado el terreno a los demás. En diez años más, quién sabe cuáles serán los reyes de internet.

NO COMMENTS