Néstor Rincón: 19 de abril, cómo volver a empezar, y esta vez...

Néstor Rincón: 19 de abril, cómo volver a empezar, y esta vez no fracasar

COMPARTIR

A Maduro lo trajo Chávez, y al militar comunista, una dirigencia política obsoleta, con pésimos resultados de gestión, que se niega aun hoy, 200 años después, a capacitarse y permitir la participación ciudadana en los asuntos públicos. Elegido no por méritos, sino por el voto castigo contra la mala gestión de gobernantes incapaces, como la mayoría, le basto ofrecer acabar con la corrupción. Resultado, millones de venezolanos pasando hambre, lo contrario a los resultados que se supone, se alcanzarían con la independencia.
LA CAUSA DE LA HAMBRUNA ACTUAL ES LA MISMA DE 1810
En el texto de la declaración de independencia del 19 de abril de 1810 se lee: “No queremos, sin embargo, empezar alegando los derechos que tiene todo país conquistado, para recuperar su estado de propiedad e independencia; olvidamos generosamente la larga serie de males, agravios y privaciones que el derecho funesto de conquista ha causado; … y corriendo un velo sobre los trescientos años de dominación española en América, sólo presentaremos los hechos auténticos y notorios que han debido desprender y han desprendido de derecho a un mundo de otro, en el trastorno, desorden y conquista que tiene ya disuelta la nación española.
Este desorden ha aumentado los males de la América, inutilizándole los recursos y reclamaciones, y autorizando la impunidad de los gobernantes de España para insultar y oprimir esta parte de la nación, dejándola sin el amparo y garantía de las leyes…” Así se expresaban los representantes de las provincias venezolanas sobre la situación del país en 1810.
Desde entonces hasta hoy, los partidos políticos no se han ocupado de capacitar a sus dirigentes para trabajar con disciplina en la elaboración de Planes Estratégicos como método para desarrollar las ciudades y estados del país. Estos Planes son los contratos entre el sector público y privado que permiten trabajar en conjunto con visión de largo plazo, pero con resultados de corto plazo. Este grave error de la dirigencia política, ha facilitado la llegada de populistas que sin ningún tipo de preparación para a administrar los fondos públicos han multiplicado el desorden a todas las instancias de gobierno, real causa de la hambruna actual.
Los Planes Estratégicos son las guías que deben tener las ciudades, estados y países para lograr sus objetivos de desarrollo en el corto, mediano y largo plazo; lo tienen empresas privadas y los individuos para el logro de sus proyectos personales. Este método de trabajo recomendado por la ONU aporta infinidad de buenos resultados a los países que lo aplican, porque obliga a trabajar con orden y transparencia en la ejecución de los presupuestos y rendir cuentas con resultados concretos. Sin embargo, Venezuela sigue apareciendo como uno de los muy pocos países que no usa esta metodología, porque sus alcaldes, gobernadores y ministros prefieren seguir con el desorden heredado de los españoles de 1810, que autoritarios, improvisados y mediocres, trataban a los venezolanos como ciudadanos de segunda, no les permitían ninguna participación en los asuntos públicos, que igual que hoy, gobernantes venezolanos no permiten la participación ciudadana en los asuntos públicos, a pesar de ser, una obligación constitucional del estado y un deber ciudadano.
Mientras en los países exitosos, los ciudadanos participan con gobernantes en la elaboración de Planes de desarrollo locales, estadales y nacionales, a través de Consejos de Planificación, en Venezuela, por infortunio, siguen siendo despreciados, como sucedía en el 1810. Manipulados, su participación se limita a llamados a votar o a protestar, nunca a participar en la creación de planes para su propio desarrollo. Antes como ahora, gobernantes se creen sabelotodo ungidos por la providencia, monarcas absolutistas, cuyas estrafalarias improvisaciones son las que provocan el desorden.
VENEZUELA EN PELIGRO DE CAER AL CAURTO MUNDO
Venezuela podría pasar a ser un país del “cuarto mundo” o “menos desarrollado” como también le dicen a los más pobres. Según las Naciones Unidas desde 1971, son los que muestran los indicadores socioeconómicos más bajos, especialmente el Índice de Desarrollo Humano (IDH); y reúnen los tres criterios siguientes:
• Baja renta per cápita: tres años de media inferior a 905 dólares USA, requiriéndose superar los 1,086 para superar la condición de menos desarrollado (a no ser por el petróleo ya estuviéramos por debajo de esta escala)
• Debilidad en recursos humanos: comprobada con los indicadores de nutrición, salud, educación y alfabetización de adultos. (los primeros 3 indicadores caen aceleradamente al abismo y el 4 solo sirve para manipular)
• Vulnerabilidad económica: producida por la inestabilidad de la producción agraria, de las exportaciones de bienes y servicios, la concentración en la exportación de ciertas mercancías -monocultivos -, la escasa importancia económica de las actividades no tradicionales, las dificultades consiguientes a la pequeña escala del mercado nacional y las empresas, etc. (Las cifras de la producción son las peores en su historia moderna)
La mayoría de países menos desarrollados en África, se caracterizan por padecer graves enfermedades y desnutrición, episodios de hambruna y verdaderas crisis humanitarias. Sufren condiciones de extrema pobreza, están inmersos en conflictos, mantienen estados fallidos, sufren de extensa corrupción política o CLEPTOCRACIA y carecen de estabilidad social. Su forma de gobierno, aunque nominalmente sea democrática, suele corresponderse con distintas formas de autoritarismo o dictadura. Los de Oceanía: Kiribati, Samoa, Tuvalu y Vanuatu son naciones políticamente estables, con sistemas democráticos, y no tienen problemas étnicos ni guerras civiles. Sus problemas sanitarios o alimentarios no son tan graves. Su clasificación entre los más pobres se debe a la pequeña escala de sus economías, su dependencia de monocultivos, y la pervivencia de la economía de subsistencia que al mismo tiempo garantiza medios de vida que alejan a la población de la extrema pobreza (Similar a la estrategia comunista cubana para dominar al pueblo).
HOY EN VENEZUELA EL PELIGRO ES MAS GRAVE
A la dirigencia actual de Venezuela ni el caos, hambre y miseria de los venezolanos la ha movido a trabajar en Planes para el País, Estados y ciudades, al contrario, han permitido que gobernantes ineptos, desnaturalicen la palabra Plan, al promover como “planes” verborreas de deseos inviables, inmedibles o faraónicos como “salvar al planeta” o cosas por el estilo, sin rendir cuenta. Presidentes, gobernadores y alcaldes evitan convocar a los consejos de planificación para no trabajar en conjunto con el sector privado.
UNICA TABLA DE SALVACION PARA VENEZUELA
La crisis venezolana tiene una única solución, obligar a los gobernantes a aplicar de inmediato, sin más excusas palurdas, el método de la Planificación Estratégica base del Sistema Socioeconómico de la Republica en todas las instancias de gobierno, como lo ordena el artículo 299 de la Constitución Nacional, oculto hasta ahora, y convocar de inmediato a los representantes de la iniciativa privada a los Consejos de Planificación para elaborar y firmar, como contratos, los Planes Estratégicos para iniciar la reconstrucción de las ciudades, estados y del país, según su potencial y recursos.
Compatriotas, este 19 de abril los venezolanos tenemos otra oportunidad de evitar que Venezuela siga hacia la pobreza extrema, exijamos a dirigentes políticos que presenten sus propuestas de planes estratégicos en los términos que establece el art 299.
Apoya la causa, envía este documento a tus contactos. Suscríbase a www.propuestapais.org.
Fundación Propuesta País
Nestor Rincón
Presidente