Néstor Rincón: Respuesta a Donald Trump.

Néstor Rincón: Respuesta a Donald Trump.

COMPARTIR

Señor Donald Trump
Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica y demás miembros del gobierno.
Oficina Oval la Casa Blanca
Washington DC.

Distinguido Señor Presidente

Luego de saludarle, me dirijo a usted brevemente.

En la rueda de prensa que realizo esta semana en conjunto con el presidente de Colombia al referirse a Venezuela usted dijo: “Uno ve la riqueza de ese país y se pregunta ¿Por qué está ocurriendo esto? Pero es que el país ha sido administrado increíblemente mal durante varios años”. “Ojalá eso cambie y puedan usar sus recursos para bien y para beneficio de su gente, porque ahora lo que está pasando es una desgracia para la humanidad”.

Señor Presidente, agradezco como venezolano sus reflexiones sobre nuestro país, porque en efecto, nuestros hermanos más pobres están pasando hambre como parte de la crisis humanitaria que vivimos, lo veo a diario en conmovedoras imágenes de gente acudiendo a basureros en busca de algo para comer, y porque estamos siendo víctimas de una violencia que ha llegado a niveles intolerables.

Ahora bien, con relación a su preocupación, de que ojala los recursos y riquezas de Venezuela se usen para beneficio de su población, expresada con cierto dejo de tristeza, ruego explicara por favor, como ustedes han logrado hacer eso. La historia de su país nos cuenta que fue a partir de 1.981, cuando en medio de una crisis de la ciudad de San Francisco, un grupo de la sociedad civil en conjunto con las autoridades, iniciaron el Primer Plan de Estratégico para el Desarrollo, con objetivos claros de recuperar empleos y mejorar la competitividad de la empresas y de la ciudad. Para nuestra desgracia, después de 36 años que su país inicio ese, que es el único camino al éxito, en Venezuela ni siquiera se habla del tema, de utilizar la Planificación Estratégica como método para lograr los objetivos del desarrollo socioeconómico, a pesar de ser una orden dada por nuestra Constitución Nacional a los representantes del Estado en los gobiernos municipales, regionales y nacional, así como, a los representantes de la iniciativa privada como órganos de la sociedad civil organizada y corresponsables del sistema socioeconómico, tal como lo establece el artículo 299 de la Constitución Nacional, ignorado e incumplido desde que entró en vigencia hace 18 años con motivo de la última Asamblea Constituyente.

Señor Presidente, las ciudades de los Estados Unidos son ejemplo de los logros posibles aplicando la Planificación Estratégica y no se lo digo aquí para recordárselo, sino más bien con la intención de que algún momento usted tenga a bien hacerlo y comprometer en ello, a quienes les solicitan sugerencias y manifiestan preocupaciones por Venezuela. Eso sería de gran ayuda para todos los venezolanos.
Señor Presidente, los ciudadanos de las ciudades y países hermanos en Latinoamérica si han entendido que la Planificación Estratégica es el mejor método para alcanzar buenos resultados, están a la vista y los muestra con orgullo desde cuando la comenzaron a usar, por eso su ayuda en posicionar esta solución será inolvidable para nosotros.

Señor Presidente, no pierdo la esperanza que con su ayuda la Planificación Estratégica se convierta a partir de un futuro cercano, en el método de trabajo más utilizado para que en Venezuela los recursos se usen en beneficio de quienes aquí vivimos como usted generosa y públicamente lo ha expuesto, y en consecuencia, que los planes de desarrollo sean algo común en nuestras ciudades y en toda Venezuela para enrumbarnos al desarrollo socioeconómico, recuperando empleos y empresas como ustedes y nuestros hermanos latinos lo han logrado, para felicidad de nuestro pueblo y las generaciones futuras.

Me despido reiterándole nuestro más sincero agradecimiento debido a su preocupación por nuestro país y por ese “Ojalá aprovechen sus recursos…” que manifestó, diciéndole: Ojalá en Venezuela se entienda que luego de esta terrible coyuntura, la planificación estratégica y los planes de desarrollo es la clave para que se dé el “Ojalá” que usted mencionó.

Sin más a que hacer referencia se suscribe cordialmente
Néstor Rincon Fuenmayor
Presidente
Fundación Propuesta País