Néstor Rincón: Un Plan Marshall para Maracaibo y Venezuela

Néstor Rincón: Un Plan Marshall para Maracaibo y Venezuela

COMPARTIR

La genialidad de los creadores del PLAN MARSHALL, no estuvo en elaborar un Plan para reconstruir las ciudades europeas destruidas por miles de bombas lanzadas por aviones de ambos bandos, eso parecía lógico, sino en diseñar un PLAN que lograra definir y desarrollar una Visión que fuera compartida por entes con intereses contrapuestos. Por eso el gran mérito de los promotores del Plan Marshall estuvo haber logrado que en la Visión de ese plan, se vieran representados los intereses de las sociedades de los distintos países europeos (cada una con sus propios intereses), la de sus dirigentes (también defendiendo cada uno sus intereses) y la de los países aliados, entre ellos Estados Unidos que necesitaba cobrar sus aportes (13 mil millones de dólares que financio para empezar plan). Ese fue el origen del éxito de ese Plan. En la devastación también participaron los tanques acorazados, incluyendo los peligrosos “Panters” alemanes que derrumbaban todo a su paso, más de una vez pusieron en aprietos al propio Patton. Hubo ciudades enteras donde no quedo nada.
UN PLAN QUE RINDIO Y SIGUE RINDIENDO BUENOS RESULTADOS
Lo que al principio parecía solo una buena idea de los líderes de la época de post guerra, se convirtió en un método de trabajo que aún hoy sigue dando buenos resultados en todo el mundo.
Los dirigentes europeos no sabían cómo atender aquel descomunal daño material y moral que había dejado la II Guerra Mundial, hambruna, cierre de empresas, desempleo, inflación, pérdida de valores y ruina económica, pésimos niveles de calidad de vida. La mayoría pasaba días sin comer. Miles de europeos seguían huyendo, aun después del último tiro. Uno de ellos, Antonio De Cecchi llego a Ciudad Ojeda huyéndole a la guerra. Dejo atrás la imagen del dictador Musolini guidado de los pies en una plaza pública de Italia. En una de tantas conversaciones vespertinas que tuvimos me dijo: “Dotore solo comíamos pan y agua”. Hui a pie hasta la frontera, luego me escondí en el baño de un tren, sentí mucho miedo de ser atrapado”.
Amigo y compañero de directiva en la Asociación de Contratistas Petroleras del Zulia (ACOPAZ) por más de una década. Excelente técnico en ingeniería, graduado en Italia, casado con Laura digna representante de la mujer andina, padre de cuatro hijos y capitán de la contratista mejor organizada de Venezuela, hasta que fue expropiada. Supervisaba personalmente las obras, una de ellas de gran magnitud y complejidad, la construcción de un dique seco para mantenimiento de gabarras al lado de su muelle. Hombre sabio, conocía y aplicaba mejor que nadie el método de la Planificación Estratégica; ordenado y disciplinado, a eso se debió su gran éxito. Fue un gran maestro.
En Europa no habían terminado de recoger los cadáveres esparcidos por campos y ciudades, ni hacer el inventario de daños. Miles de viviendas y empresas destruidas; carreteras, puentes y toda la red de aguas blancas y servidas colapsadas. Un caos dantesco, reconstruir aquello era un reto solo para líderes bien preparados y con pantalones bien puestos.
Pero ¿cómo hacer un Plan cuyos objetivos puedan compartir países de diferentes partes del mundo dicho de otra manera con objetivos internacionales?
La solución a esta interrogante fue rápidamente presentada, que el Plan lo administre una organización internacional. Los ingeniosos promotores del Plan Marshall acordaron la creación de un organismo internacional con una visión compartida entre la sociedad europea, sus líderes y la de los aliados. Esto contribuyo de manera decisiva a que los líderes de los países y ciudades afectadas, vieran en la PLANIFICACAION ESTRATEGICA un método de trabajo no solo para comenzar la recuperación interna de cada uno de los países y ciudades destruidas sino de aplicación permanente. Las autoridades se vieron obligadas a consultar con los representantes sociales, económicos y políticos todas las decisiones importantes. Aborrecieron por contrapuesta la planificación centralizada y de visión única que imponían los regímenes dictatoriales de la izquierda comunista de Rusia, de derecha de Musolini y el nacionalismo de fanático de Hitler a sus sociedades. Formaron equipos de trabajo multidisciplinario que han sido fundamentales. Así comenzaron a recuperarse de aquella tragedia que los empobreció hasta límites de hambruna.
El Plan Marshall impulso la constitución de la Organización Europea para la Cooperación económica (OECE), con el propósito de elaborar e implantar el famoso y exitoso plan que existió entre 1948 y 1960. Ese mismo año la transformaron en la OCDE, y amplían su objeto social. Ahora la organización agrega a los fines de cooperación, la planificación y coordinación de actividades entre los países miembros con los no miembros para el desarrollo socioeconómico de los primeros. En la actualidad es conocida como el «Club de los Países Ricos», porque agrupa a las naciones que proporcionan la mayor parte del mercado global y del Producto Nacional Bruto mundial según estimaciones del banco Mundial.
Lo anterior hace parte de los argumentos que expone la fundación Propuesta País para promover la reconstrucción de Maracaibo y Venezuela a partir de planes estratégicos de consulta abierta, en base a visiones y objetivos compartidos por los distintos sectores como como lo hicieron las ciudades europeas de nuestro continente. Solo con planes concertados podremos lograr ambiciosos objetivos de largo plazo y al mismo tiempo soluciones a los urgentes problemas de corto plazo como la hambruna dejada tras la guerra mundial, o la que padecemos hoy en Venezuela. Lo curioso es que el ejemplo europeo lo hayan imitado en todo el mundo menos en Maracaibo y Venezuela. Nadie se da por aludido, ni percatado de esta solución, a pesar de estar expresamente establecida en el artículo 299 de la Constitución Nacional.
Tal vez ustedes puedan ayudar a descubrir la razón. Verán, hace unos meses me encontré un diputado de la COL en el aeropuerto, trate de explicarle lo urgente que era comenzar a aplicar la Planificación Estratégica en Venezuela, me miro como disgustado y me dijo: “No Doctor eso no es para Venezuela, no tenemos un país normal. Cuando el país este normal quizás podamos hacer planes”. En ese momento pensé lo lejos que esta la dirigencia de estar a la altura de la crisis, y me quede callado. Hoy le digo, perdone señor diputado, usted es un ramplón, la crisis que tenemos es precisamente por no haber tenido planes concertados entre el sector público y privado sino improvisados como usted. Dinero le entrado a este país mas que a ningún otro, todo malgastado y robado, por falta de planes. Como en Europa con el Plan Marshall para salir de nuestra crisis necesitamos de buenos planes en las ciudades, estados y país. No es honesto seguir alimentando sus posiciones políticas solo con la rabia que siente el pueblo contra el gobernante de turno, sea Maduro, Arias o cualquier otro. Y no siga diciendo que por haber sido elegido varias veces, eso equivalga a ser un dirigente útil al país, no diputado, eso obedece a las condiciones ilegales cómo funciona la política aquí, especie de dictadura política que manipula las condiciones de participación política usando el patrimonio público como ventaja para competir.
Amigo lector, cree usted que Maracaibo y Venezuela deba seguir esperando a que pase la crisis o aplicar de una vez Planes Estraguitos de consulta abierta a todos los sectores para salir de la crisis y lograr su desarrollo socioeconómico, como lo ordena el artículo 299 de la constitución nacional. Si su respuesta es positiva, comparta este artículo a sus contactos.
Fundación Propuesta País www.propuestapais.org
Néstor Rincon
@Nestorrinconf
Presidente