Panam Post: Hay suficientes pruebas de crímenes de guerra como para ser...

Panam Post: Hay suficientes pruebas de crímenes de guerra como para ser juzgados en La Haya

COMPARTIR

El piloto y exfuncionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), Óscar Pérez, quien se rebeló contra la dictadura en Venezuela, fue abatido con armas de alto calibre y de guerra a pesar de que manifestara su intención de entregarse pacíficamente; sin embargo, las fuerzas policiales abrieron fuego sin mediar palabra. Al suceso se le llamó “la masacre de El Junquito”.

La muerte de Óscar Pérez y el ataque a su agrupación por los cuerpos militares del régimen, se desarrolló con completa censura comunicacional. Fue a través de las redes sociales con videos, que se conoció el uso de rifles de guerra y lanzacohetes.

 

 

El ministro, quien a su vez es acusado por narcotráfico por la justicia estadounidense, también dio a entender que Pérez fue traicionado por la propia oposición venezolana; dijo que algunos dirigentes políticos dieron “información importante” sobre la ubicación de Pérez.

La versión, sin embargo, fue desmentida de inmediato por los partidos de la oposición agrupados bajo la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que a través de un mensaje por Twitter calificaron la muerte de Pérez como un “asesinato”.

“La irresponsable declaración de Reverol, con falsas acusaciones, solo quiere tapar una ejecución y asesinato, la corrupción y la miseria de los venezolanos”, señaló el tuit.

Pero la versión oficial tampoco concuerda con lo expresado por Pérez en sus videos antes de morir; en los audiovisuales que logró grabar, se vio ensangrentado y que pedía a gritos que lo dejaran entregarse.

Artículo 43 de la Constitución venezolana: El derecho a la vida es inviolable. Ninguna ley podrá establecer la pena de muerte, ni autoridad alguna aplicarla. El Estado protegerá la vida de las personas que se encuentren privadas de su libertad, prestando el servicio militar o civil, o sometidas a su autoridad en cualquier otra forma.

En el procedimiento de captura contra Óscar Pérez no solo hubo opacidad sino que además se descubrió la violación de procedimientos militares; presuntos crímenes de guerra y de lesa humanidad que podrían llevar a Nicolás Maduro ante la Corte Penal Internacional de Justicia.

Y es que la dictadura hizo uso desproporcionado de la fuerza, no preservó el derecho a la vida, utilizó armas de guerra y antitanques, y permitió la infiltración de grupos civiles paramilitares en plena operación de captura.

Se conoció que durante el operativo el régimen permitió la participación de colectivos armados y chavistas. Durante el enfrentamiento murió el “Heiker” líder del colectivo Tres Raíces del 23 de Enero, quien fungía como supervisor jefe de la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

@dignidadmp Cuarto caso: Causa MP 01-DDC-F61-0216-2012 (recibida el 1/12/2012) occiso Rey César Ramírez Cordero. Victimario identificado: HEYKER VÁSQUEZ. No fue privado de libertad por este caso por orden del Poder Judicial a los jueces de control.

Su nombre real era Andriun Domingo Ugarte Ferrera, pero era conocido como Heyker Leobaldo Vásquez. De acuerdo con periodistas de sucesos en Venezuela, el “Heyker” tenía varias investigaciones por asesinatos en su contra.

Peor aún, a través de las redes sociales circuló un audio del chavista Freddy Bernal, ministro de agricultura urbana, quien confirmó la muerte de Heikel Vasquez durante el operativo; en dicho audio, Bernal se refirió a una supuesta “guerra” y deja en evidencia el crimen cometido de incluir a civiles armados en un operativo policial:

“Un grupo de patriotas como Heikel cayó en combate (…) así es la guerra compatriotas, en la guerra se triunfa o se muere, no hay términos medios, los que en alguna oportunidad hemos usado las armas para defender los ideales estamos conscientes de eso (…) que hoy quede sentado que todo aquél que haga algo contra la Constitución y contra el pueblo se le responderá en iguales circunstancias”.

La verdad es que en el caso de Óscar Pérez el régimen de Nicolás Maduro mostró que no le importan los acuerdos internacionales ni el respeto a los derechos humanos.

Tras la muerte del exfuncionario que luchó contra la dictadura, se conoció que el régimen de Nicolás Maduro volvió a violentar todo el debido proceso, pues habría ordenado demoler la casa donde se encontraba Óscar Pérez para destruir toda evidencia de genocidio.

Se conoció además que las autoridades se niegan a entregar el cuerpo de Pérez a sus familiares sino después de cremar sus restos, otra ilegalidad más que embarra el caso.

@AndrewsAbreu
#AHORA Gobierno de Venezuela no entregará cuerpo de Óscar Pérez a sus familiares. Será sometido a cremación y posteriormente será dado a familias. (Algo completamente ilegal)

Régimen “genocida”
La fiscal general de Venezuela en el exilio, Luisa Ortega Díaz, reaccionó ante el asesinato de Óscar Pérez y denunció ante la comunidad internacional que los sucesos de este lunes dejan en evidencia “que el gobierno de Nicolás Maduro es genocida y violador de derechos humanos”.

“Este joven se rindió y manifestó su disposición a entregarse lo que fue ignorado por los cuerpos de Seguridad, pues la orden era asesinarlo”; dijo Ortega.

“Si las opciones de Óscar Pérez son constitutivas de delitos corresponde a una justicia imparcial determinarlo, en lo personal considero que todo ciudadano investido o no de autoridad está obligado a actuar para restablecer el orden constitucional(…) el gobierno mostró a la comunidad internacional su cultura de muerte (…) qué más espera la Corte Penal Internacional (…) fue una ejecución extrajudicial”

PanAm Post contactó al general Antonio Rivero quien por haber formado parte de la Fuerza Armada de Venezuela, conoce a profundidad las tácticas que deben utilizarse en estos casos; afirmó que Nicolás Maduro cometió crímenes de guerra y de lesa humanidad frente al mundo y que por esa razón deberá ser enjuiciado ante La Haya.

 

@antonioriverog
La inferioridad en número y poder de fuego(1:1000), acorralamiento, presencia de personas inocentes a la confrontación, sujeción a deponer armas y entregarse, no ser criminales, un ideal a conciencia por la libertad y bienestar de todos, Dios en sus bocas y así fueron masacrados.

“Lo primero que debió cumplirse el día de ayer fue agotar todos los recursos necesarios para preservar la vida, el primer factor que debió cumplirse no se cumplió que fue el factor tiempo, el día de ayer debieron esperar y jugar al cansancio o a que se les terminara el suministro logístico, allí pudieron haber pasado tres días pero había que preservar la vida y buscar una negociación, nunca se habló de mediadores”; señaló Rivero.

El general retirado explicó a PanAm Post que el régimen actuó de manera desmedida y despiadada.

“El régimen tenía superioridad en el poder de fuego, en ubicación (porque los tenían rodeados), la superioridad en equipos móviles y el ventajismo en el uso de armas de gran calibre que era innecesario para ese tipo de operación (…) el lanzamiento de cohetes está destinado a combatir tanques de guerra, y con la distancia en que fue lanzado indica claramente la intención de querer acabar con la vida de estas personas”; explicó.

Sabrina Martín – Panam Post

NO COMMENTS