Pedro Pablo Peñaloza: Maduro invierte millones en publicidad para silenciar a la...

Pedro Pablo Peñaloza: Maduro invierte millones en publicidad para silenciar a la prensa en Venezuela

COMPARTIR

La cifra de 97.000 millones de dólares invertida por el chavismo en propaganda y publicidad durante el año 2015, al cerrar 2017, había sido triplicada por el régimen de Nicolás Maduro con el fin de “discriminar a la prensa privada con tendencia crítica, fomentar la dependencia y forzar al ejercicio de un periodismo cada vez menos incómodo para el poder”, según un estudio publicado por el Instituto Prensa y Sociedad de Venezuela (IPYS).

La opacidad con que el régimen venezolano administra los recursos públicos, impide determinar la distribución e incremento de las sumas que emplea para “la promoción de la gestión de gobierno, los valores socialistas e impulsar la revolución”. Desde que la oposición asumió el control del Parlamento en enero de 2016, (aunque en estos momentos existe una Asamblea Constituyente impuesta por el mandatario), Maduro se ha negado a cumplir con la obligación constitucional de presentar ante la Cámara el Presupuesto de la Nación, por lo que se dificulta la posibilidad del debate y la fiscalización de las cuentas del país.

El Ministerio de Comunicación e Información recibió en 2015 –año de elecciones parlamentarias – una inyección de 380 millones de dólares, 118% más que lo autorizado en 2014, al tiempo que la partida aprobada para gastos por servicios de información, impresión, relaciones públicas, publicidad y propaganda ascendió a 574 millones de dólares. En 2016 se dirigió a estos fines una suma equivalente a 881 millones de dólares, de los cuales más de 43 millones se dedicaron específicamente a publicidad y propaganda.

El criterio para repartir la pauta publicitaria del Estado chavista fue fijado claramente por el exministro de Comunicación, Andrés Izarra, hace ya una década. “Durante mi gestión, y mientras el presidente de la República (Hugo Chávez) delegue en mí la potestad de administrar los presupuestos del Estado, los medios golpistas no contarán con un solo bolívar del pueblo de Venezuela para publicitar la gestión gubernamental”, sentenció Izarra, precursor de la política de “hegemonía comunicacional” desplegada por el gobierno contra la prensa independiente.

Todo rojo

IPYS revisó el domingo 1 de febrero de 2015 la difusión de avisos del Estado en los 38 principales diarios nacionales y regionales de Venezuela, encontrando que al menos 90% de la pauta se concentró “en dos medios oficiales y 11 con tendencia pro oficialista”.

“En Venezuela la publicidad oficial es una suerte de laurel o escarmiento. En este país, de manera cotidiana, las instituciones estatales castigan a los diarios que dan cabida a las denuncias ciudadanas y a la crítica contra el gobierno, mientras que sus páginas predilectas para pautar los anuncios publicitarios y propagandísticos son las de la prensa estatal y los medios privados que mantienen una línea complaciente”, concluyó esta ONG defensora de la libertad de expresión.

Entre los impresos privilegiados destacaron Últimas Noticias y El Universal, dos periódicos de larga trayectoria que recientemente fueron comprados por empresarios desconocidos que son afines al régimen chavista. En la edición analizada, ambos rotativos de Caracas subrayaban en sus portadas declaraciones del primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, y las versiones que minimizaban las protestas por la escasez de alimentos y medicinas. “El mismo enfoque de los medios de propiedad estatal”, observó IPYS.

“Nosotros siempre hemos tenido muy poca publicidad oficial, solo en una ocasión el Instituto Nacional de Estadística por el censo nacional y el Consejo Nacional Electoral por la campaña de 2012”, relata Xabier Coscojuela, director del diario Tal Cual, férreo opositor de la revolución bolivariana. El veterano periodista recuerda que llegaron a tener un anuncio de la Lotería del estado Táchira, pero lo perdieron cuando esa gobernación volvió a caer en manos del PSUV.

La agresiva política de expropiaciones y nacionalizaciones emprendida por el régimen chavista alteró la fuente de sustento de los medios. “Cuando una compañía privada era tomada por el Estado, inmediatamente dejaba de ser nuestra anunciante. Así pasó con la empresa de telecomunicaciones Cantv y el Banco de Venezuela”, apunta Coscojuela.

Mejor callados

Cuatro de cada diez periodistas venezolanos confiesa que “se han ejercido presiones oficiales para modificar un producto informativo en el que ellos han estado trabajando”, según la última encuesta realizada por IPYS sobre censura y autocensura. De acuerdo con ese sondeo realizado a una muestra de 225 reporteros, 34% identifica al Poder Ejecutivo como el principal enemigo de las libertades de expresión e información en el país.

Un tercio de los periodistas entrevistados reconoció que “han existido órdenes de veto o retiro de la publicidad oficial por parte de los organismos del Estado”, mientras 36% dijo “tener conocimiento de exhortaciones desde el poder oficial para evitar la publicación de determinada información”.

El uso discrecional de la pauta publicitaria forma parte de lo que el comunicólogo Oscar Lucién denomina el “cerco rojo” contra la libertad de expresión. “Todo el dispositivo legal sobre esta materia tiene una racionalidad absolutamente autoritaria, con un alto nivel represivo que busca la censura y autocensura”, explica el profesor de la Universidad Central de Venezuela (UCV).

El crecimiento del “poder mediático” del gobierno, creando y comprando a través de testaferros diarios, radios y televisoras. El control de cambio –vigente desde 2003- que garantiza al Ejecutivo el monopolio en la entrega de divisas para importar papel periódico e insumos. El dominio de las concesiones del espectro radioeléctrico. La persecución y encarcelamiento de reporteros y ciudadanos por expresar sus opiniones en las redes sociales. Y el uso coercitivo de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) y la oficina tributaria. La revolución chavista ha echado mano de todos esos elementos para asfixiar a los medios independientes.

El Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP) resaltó que “al menos 49 medios de comunicación audiovisuales fueron cerrados”, y “unos 20 rotativos tuvieron que cerrar mientras que todos redujeron su paginación y tiraje para garantizar la circulación”. El SNTP documentó este año “498 hechos que constituyeron violaciones a la libertad de expresión”, 26,5% más que en 2016.

“Siempre ha habido en el mundo una contradicción entre los poderes públicos y la prensa libre. Eso genera tensión y para eso existe un marco regulatorio, códigos de ética y lineamientos de los propios medios, pero en Venezuela eso se quebró por completo y la pauta publicitaria del Estado también se utiliza para premiar o castigar”, advierte Lucién.

Sin necesidad de gastar un dólar del presupuesto de publicidad y propaganda, el Jefe de Estado puede copar los medios con sus extensos discursos. Las leyes aprobadas por el chavismo obligan a radios y televisoras a difundir los mensajes del gobierno de forma gratuita. Desde que en 2013 Maduro asumió la Presidencia de la República, en promedio se registra una cadena oficial de 30 minutos por día, según el “Cadenómetro”, proyecto que desarrollan la ONG Monitoreo Ciudadano y la Universidad Católica Andrés Bello.

El “Cadenómetro” afirma que en estos cinco años Maduro suma 907 horas en cadena en todos los medios y 1,541 solo en la estatal Venezolana de Televisión. “El costo de las cadenas nacionales, de acuerdo con una estimación del valor publicitario equivalente, sigue aumentando”, indican los autores del estudio, que lo estiman en más de 52.000 millones de bolívares (unos 5 mil millones de dólares calculados a la tasa oficial más baja).

No obstante, el comunicólogo Marcelino Bisbal sostiene que “el impacto de las cadenas es bajo, pues no llegan ni al 2% de audiencia”. “Aunque han realizado un gasto millonario para imponer su ‘hegemonía comunicacional’, en realidad lo que ha tenido mayor efectividad son los niveles de represión que han establecido en estos años”, finaliza Bisbal.

Diario Las Américas

@pppenaloza

NO COMMENTS