Putin gana elecciones señaladas de fraude con el 75% de los votos

Putin gana elecciones señaladas de fraude con el 75% de los votos

COMPARTIR

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, es reelecto con una votación aplastante, según los sondeos a boca de urna, tras una jornada marcada por las acusaciones de fraude formuladas por la oposición.

Con la mitad de los votos escrutados, Vladimir Putin de 65 años, lograba el 75% de los sufragios, informó poco después de las 20:00 GMT la Comisión Electoral.

En segundo lugar quedó el candidato comunista, Pável Grudinin, con un 11,2%, seguido por el ultranacionalista Vladímir Zhirinovski, con el 6,7%.

Así, luego de 18 años en el poder -como presidente o como primer mienistro- Putin, de 65 años, se encamina a un cuarto mandato tras una jornada marcada por las acusaciones de fraude formuladas por la oposición.

El presidente ruso, que está en el poder desde el año 2000, se aseguró un cuarto mandato hasta 2024, pero la oposición lo acusó de inflar la participación con métodos fraudulentos para legitimar unos comicios sin ningún suspenso.

Si bien las cifras definitivas estarán listas el lunes, no se esperan mayores modificaciones en las primeras proyeccciones.

Su victoria se daba por sentada, con las encuestas atribuyéndole en torno al 70 por ciento de la intención de voto, lo que dejaba a sus siete competidores sin opciones reales de hacerle frente.

“Estoy convencido de que el programa que sugiero para el país es el correcto”, dijo el presidente al votar en un local electoral en la Academia Rusia de las Ciencias en Moscú, citado por la agencia de noticias Interfax.

En estas presidenciales rusas, que coincidieron de forma simbólica con el cuarto aniversario de la anexión de la península ucraniana de Crimea, votaban por primera vez los en torno a 1,5 millones de ciudadanos habilitados en ese enclave en el mar Negro.

La organización de observadores electorales Golos, afín a la oposición rusa, aseguró hoy que se habían registrado más de 2.500 intentos de manipulación durante las elecciones presidenciales.

Los observadores de Golos reportaron muchas irregularidades sobre todo en Moscú, San Petersburgo y Krasnodar. Según el Ministerio del Interior, unos 650 casos fueron denunciados ante las autoridades.

Golos anunció que el lunes dará a conocer su primera evaluación de las irregularidades electorales. La Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), que desplegó en Rusia a poco menos de 600 observadores, también presentará sus primeras conclusiones el lunes.

Los opositores han calificado al proceso como una farsa, pero los millones de simpatizantes de Putin aplauden al ex agente de la KGB por restaurar la grandeza de Rusia y por defender a su orgullosa nación de un mundo hostil.

La meta principal para las autoridades rusas era tener una gran participación que otorgara a Putin la legitimidad que desea y le proporcionara un convincente mandato para su cuarto término.

El mandatario de 65 años, que logró así un cuarto mandato y podrá permanecer en el poder hasta 2024, superó al candidato comunista Pavel Grudinin, que obtuvo el 13,4% de los votos, al ultranationalista Vladimir Jirinovski (6,3%) y a la periodista cercana a la oposición liberal, Ksénia Sobtchak (1,4%).

La tasa de participación era de casi el 60% a las 15:00 GMT, tres horas antes del cierre de los colegios electorales, según la Comisión Electoral Central (CEC).

Putin dijo a sus partidarios, reunidos en las inmediaciones del Kremlin, que veía en la victoria “la confianza y la esperanza” del pueblo ruso. “Vamos a trabajar duro, de forma responsable y eficiente”, aseguró.

Además “veo el reconocimiento del hecho que muchas cosas han sido realizadas en condiciones muy difíciles”, agregó. Durante el actual mandato de Putin los precios del petróleo se desplomaron provocando una sequía de divisas, sumada a las sanciones de Occidente por la anexión rusa de Crimea.

En su discurso Putin volvió a apuntar a Occidente y sostuvo que las acusaciones contra Rusia por el envenenamiento en Londres de un ex doble espía desertor “son mentiras, basura, tonterías” y aseguró que su país “ha destruido todas las armas químicas” de las que disponía, conforme a los tratados internacionales.

El Kremlin había convertido la participación en su principal objetivo, con el fin de legitimar unas elecciones cuyo resultado no ofrecían ningún suspense.

Pero el principal opositor, Alexei Navalni, apartado de las elecciones por una condena judicial, acusó al Kremlin de aumentar artificialmente la movilización rellenando las urnas u organizando el transporte masivo de electores hacia los colegios electorales.

“Necesitan participación. El resultado es que la victoria de Putin con más del 70% [de los votos] se ha decidido de antemano”, dijo Navalni a la prensa, asegurando que la participación real era inferior a la del 2012.

NO COMMENTS