Relato de una maestra venezolana sobre la crisis estremece a Latinoamérica

Relato de una maestra venezolana sobre la crisis estremece a Latinoamérica

COMPARTIR

Morelva León es directora y profesora de una escuela rural de Venezuela, donde sufre la escasez de alimentos. Aseguró que el amor por sus alumnos es lo que le hace seguir enseñando.

“Trabajé dos días sin comer y solo tomé un vaso de agua con azúcar”, detalló la directora y profesora de una escuela rural en Venezuela, Morelva León, quien aseguró que la crisis política y económica que enfrenta el país petrolero ha provocado que profesionales renuncien y dejen la pequeña localidad donde ella vive.

La profesional llegó a trabajar a la escuela Armando Reveron en Turgua, en el municipio El Hatillo del estado Miranda, a 40 kilómetros de Caracas, hace cinco años como suplente, periodo del cual solo le pagaron por tres años de sus servicios.

“Lo hice con mucho orgullo porque encontré que esta es mi vocación”, aseguró durante una entrevista al diario venezolano “El Nacional”.

León afirmó que azúcar y harina son los únicos productos que están siendo producidos por el municipio. “El jueves sacaron harina y el viernes a mí no me toca, me toca el martes. No me doy el lujo de hacer una cola porque no tengo la paciencia para pararme tan temprano, mi trabajo no me lo permite”, declaró la directora.

Agregó que cobró como quincena 268 bolívares, lo que le alcanzó para comprar “medio cartón de huevos, cuatro papas y cuatro plátanos. Ahora no tengo para el pasaje y gasto 15 bolívares para llegar hasta a esta escuela y salir de acá. La he visto negra, pero la secretaria me regaló medio kilo de harina hace poco, porque me escuchó diciendo que no tenía nada”.

Morelva León comentó que la crisis que está viviendo Venezuela ha provocado que “muchos profesionales, en especial en docencia, se vayan y renuncien (…) Los que se están quedando de maestros es por ética profesional”.

Aseguró además que su amor por los alumnos es lo que la mantiene firme todos los días en el colegio.

Al terminar de dar su testimonio, la profesora hizo un llamado a los estudiantes de la localidad de Turgua, pidiéndoles que “vengan, lleguen y ayúdenme. Compartan conmigo, porque lo que yo necesito es cariño al 100%”.

El Mercurio” de Chile