Roger Santo Domingo: Blockchain y Periodismo, el momento es ahora

Roger Santo Domingo: Blockchain y Periodismo, el momento es ahora

COMPARTIR

Este debería ser el mejor momento para cualquier persona en el negocio de los medios de noticias.

Para los que somos adictos a la información y crecimos en la era pre-digital, la facilidad con la que actualmente es posible acceder a la información nos parece como vivir una fascinante novela de Julio Verne: todo el contenido del mundo es accesible desde nuestros teléfonos, relojes, televisores y pronto, nuestra realidad virtual; gafas, robots personales y dispositivos inalámbricos de inteligencia artificial que reproducen videos o artículos recomendados de acuerdo con nuestras necesidades y entornos.

Nunca como hoy hubo un momento más emocionante para contar historias y llegar a más personas en formas diferentes, a través de más canales y en más plataformas. Sin embargo, los ingresos para todos los involucrados en el proceso de producción de noticias y contenido han caído estrepitosamente en ambos lados del Atlántico durante las últimas dos décadas (por supuesto, con excepciones que confirman la regla).

Al leer esto, Panos Panay del Berklee College of Music podría pensar que estoy copiando sus ideas. Y tendría razón, porque son muy parecidas a las que hace un par de años dieron pie a la fundación de la Iniciativa de Música Abierta (OMI, siglas en inglés de Open Music Initiative). En mi descargo, debo decir que él escribió sobre derechos de autor en la música, mientras que yo estoy hablando aquí sobre el periodismo y la propiedad intelectual de los medios que no son de entretenimiento.

Por supuesto, también deseo transmitir que quiero para la industria de las noticias lo que Panay ha logrado por la música. Panos dirige el Centro de Emprendimiento Creativo del Berklee College of Music, en Boston y, siendo consultor del BID para el proyecto de la OMI pude ser testigo de su bien orquestado intento para salvar a la industria de la música. Para ello fraguaron un gran acuerdo entre los actores fundamentales de la industria musical, alcanzando un consenso que parecía inconcebible y usaron la tecnología blockchain para su causa.

Blockchain es un código brillante que permite la creación de un libro mayor digital muy poderoso. Por ello se dice que la web, tal y como la hemos conocido hasta ahora, es la internet de la información, mientras que blockchain es la internet del valor. El carácter descentralizado y hasta ahora invulnerable de sus registros ha permitido un auge de criptomonedas como el bitcoin. Pero estamos empezando a ver que blockchain es mucho más que eso.

En realidad, las ideas de Panay y especialmente la OMI son inspiradoras. A fin de cuentas, la música y las noticias pertenecen a industrias creativas terriblemente afectadas por el surgimiento acelerado de la Internet. Tanto la industria musical como la editorial reaccionaron tarde, obteniendo resultados desiguales.

Sibien algunos periódicos han experimentado innovaciones que les están dando resultados, la mayoría de los medios no ha logrado adaptarse aún, de una manera sostenible, a la nueva economía digital. Al igual que con la industria de la música, la infraestructura con la que los medios informativos operaron durante el siglo pasado ya no es adecuada para abordar las nuevas formas en las que la información se produce y consume hoy en día. Aún más, será completamente inútil mañana.

Por supuesto, no todos nuestros problemas son iguales. Dado que un periodismo independiente es fundamental para garantizar los derechos humanos y la democracia, lo que está en juego para el futuro de las sociedades libres es muy alto. Añádase a las consecuencias de una mala adaptación a la economía digital, el fenómeno de las noticias falsas, y el resultado es este entorno tóxico para los medios.

Gracias a las redes sociales, todos dejamos de ser meros consumidores de información para, al menos potencialmente, convertirnos en productores de contenidos editoriales. Sin embargo, a pesar del optimismo por la llamada democratización de la información, el abrumador volumen de noticias y fuentes de opinión ha creado un ambiente de confusión donde algunos de los incentivos de vieja escuela del sensacionalismo y los prejuicios se están multiplicando. La manipulación, las teorías de la conspiración y una buena proporción del más puro ruido están prosperando en este ambiente, no necesariamente el periodismo.

Una ley de la tecnología es que “no es ni buena ni mala; ni es neutral”. Siempre tiene consecuencias. La tecnología no destruirá al periodismo y tampoco será suficiente para salvarlo. Ni la internet ni el blockchain compensarán la falta de talento o de diligencia para hacer nuestro trabajo. Lo que no podemos hacer es ignorar la tecnología o descartarla simplemente porque parece demasiado compleja o sólo una moda transitoria. Esa es precisamente la razón por la cual Internet nos tomó a la mayoría de nosotros por sorpresa.

Noes necesario que eso vuelva a suceder. En realidad, el potencial de las tecnologías de blockchain representa una oportunidad para que la industria de los medios de comunicación haga un esfuerzo conjunto para modernizar el marco en el que trabajan los periodistas y sobre el que opera nuestro negocio para que todos podamos cosechar los beneficios del mañana.

Queremos ayudar a construir el primer consorcio colaborativo de periodistas, productores de contenido y organizaciones de medios con el propósito de establecer una infraestructura global para la confianza en los medios.

Ha llegado el momento. Estamos sumando esfuerzos con algunas de las corporaciones tecnológicas más importantes del mundo e invitando a todos los medios de comunicación, periodistas y productores de medios a unirse a lo que llamamos la iniciativa PRESSPORT.

Apalancados en la tecnología blockchain, podemos potenciar los contenidos legítimos y confiables y contrarrestar el fenómeno de las “noticias falsas”, a la vez que los periodistas obtenemos una herramienta para recuperar el control de nuestra identidad profesional en este entorno cambiante de los medios. El verdadero cambio sólo se puede lograr de forma colectiva, eso es PRESSPORT.

Roger Santodomingo Escritor y periodista con una amplia y destacada experiencia internacional. Es Presidente Ejecutivo de CITIZENZ Tech y lidera la Iniciativa PRESSPORT. Síguelo en Twitter @CodigoRoger