Rusia, Irán y Hezbolá amenazan con responder “con fuerza” a cualquier nuevo...

Rusia, Irán y Hezbolá amenazan con responder “con fuerza” a cualquier nuevo ataque de EE.UU. en Siria

COMPARTIR

Rusia, Irán y Hezbolá, aliados del Gobierno sirio, han amenazado este domingo en un comunicado con responder «con fuerza» a cualquier nueva «agresión» de Estados Unidos, en referencia al bombardeo con misiles de crucero sobre la base militar siria de Shairat.

El llamado «centro de mando» que forman ambos países más el partido milicia chií libanés advierte de que el bombardeo sobre la base de Shairat supone cruzar una «línea roja», por lo que anuncian un incremento de su apoyo al régimen del presidente sirio Bashar al Assad.
«Los que Estados Unidos ha perpetrado es una agresión contra Siria que cruza varias líneas rojas. Desde ahora en adelante vamos a responder con fuerza a cualquier agresión o cualquier violación de las líneas rojas proceda de quien proceda y Estados Unidos conoce de nuestra capacidad para responder bien», advierte en un comunicado recogido por el medio de comunicación Ilam al Harbi.

Además, el mando conjunto denuncia que la presencia de Estados Unidos en el norte de Siria es «ilegal» y que pretende controlar un territorio, por lo que se han convertido en fuerzas de «ocupación».

Esta amenaza a los intereses de Estados Unidos se ha producido después de que el presidente de Rusia, Vladímir Putin, y su homólogo iraní, Hasan Rohani, discutieran en una conversación telefónica la escalada de tensión en Siria.

Según un comunicado del Ministerio de Exteriores ruso, «los líderes intercambiaron opiniones sobre la situación en Siria», y ambos «destacaron que son inadmisibles las acciones agresivas de EE.UU. contra un Estado soberano en violación de las normas del derecho internacional».

La nota informa de que «Putin y Rohani abogaron por una investigación objetiva e imparcial de las circunstancias del incidente con armas químicas que se produjo el 4 de abril en la provincia siria de Idlib».

El presidente Donald Trump ordenó hace dos días un ataque con 59 misiles contra una base aérea siria, en represalia por el uso de armas químicas en una localidad de Idleb que la Casa Blanca ha atribuido a Damasco.

Rusia e Irán son los principales valedores del régimen del presidente sirio, Bashar al Assad, que ha logrado imponerse en el terreno militar sobre la oposición armada gracias sobre todo al apoyo militar de esos dos países.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, anunció hoy en una entrevista a la cadena CNN que Trump no descarta adoptar nuevas sanciones contra Moscú y Teherán por su respaldo a Al Asad.

Reuters