Salen en libertad bajo fianza los dos hombres acusados de lavar 100...

Salen en libertad bajo fianza los dos hombres acusados de lavar 100 millones de dólares a funcionarios del gobierno de Venezuela, por @maibortpetit

COMPARTIR
Los empresarios de la ciudad de Miami, Luis Díaz y Luis Javier Díaz, acusados por el gobierno de los Estados Unidos de lavar 100 millones de dólares a funcionarios del gobierno de Venezuela, salieron en libertad luego de haber pagado una fianza de 250 mil dólares ante el tribunal del Distrito Sur de la Florida.
El magistrado Jonathan Goodman aprobó el documento de fianza que le garantizaba la libertad a Luis Javier Díaz. La fianza fue firmada por Elena B. Díaz  y Alejandro Pablo Díaz. En el documento se puede observar que de los $250 mil dólares entregados a la corte como garantía, hay $25 mil soportados en propiedades que el acusado posee en el estado de la Florida.
En la audiencia de presentación se realizó el 22 de diciembre de 2016 y duró apenas 15 minutos. El juez Goodman leyó los cargos a los dos acusados, cuyo abogado George Vila, gestionó ante las autoridades la fianza que finalmente fue fijada por en el magistrado en un cuarto de millón de dólares.
El juez Goodman informó que Díaz debe comparecer ante el tribunal cada vez que le sea requerido, en los tiempos y lugares que se le ordenen, de acuerdo con el términos y las condiciones de la obligación que establece la fianza.
Los hechos
Luis Díaz Jr., de 74 años, y su hijo, Luis Javier Díaz, de 49 años, fueron acusados en una denuncia penal presentada en la corte federal del Distrito Sur de Nueva York  por “conspirar para cometer lavado de dinero y operar un negocio de transmisión de dinero sin licencia”.

 

Ambos hombres, quienes manejan la empresa Miami Equipment & Export Co, fueron arrestados como resultado de las investigaciones realizadas por el Departamento de Justicia de los Estados Unidos. De acuerdo a la acusación los dos sujetos construyeron un esquema de transferencias de dinero fraudulenta e ilegal que les permitió lavar unos 100 millones de dólares, dice el documento.

 

Según la acusación, la empresa de la familia Díaz, a partir de 2010, facilitó cientos de cientos de transferencias de fondos a los Estados Unidos en nombre de un gran consorcio, sin nombre, de empresas de construcción venezolanas.

 

Las empresas venezolanas transfirieron por lo menos 100 millones de dólares a la empresa familiar de los Díaz en ciudad Doral, que a su vez envió fondos a cuentas bancarias de todo el mundo en nombre de los empleados y asociados del consorcio venezolano, dice el documento de acusación.

 

A petición del consorcio, también transmitieron dinero a funcionarios del gobierno venezolano, entre ellos uno que supervisó la adjudicación de ciertos contratos en los que las empresas venezolanas licitaron, alegó la denuncia.

 

El documento dice que en 2012, la firma de la familia Díaz recibió 4,36 millones de dólares del consorcio venezolano, de los cuales US $ 1,45 millones fueron destinados a una empresa portuguesa controlada por un venezolano con vínculos con funcionarios del gobierno venezolano.

 

El pago, según un correo electrónico de un ejecutivo venezolano, fue descrito en una factura como “pago parcial de asesoría en compras, pruebas, pre-emisión y puesta en marcha”, dice la demanda.

 

De los fondos restantes, cerca de 2,55 millones de dólares se destinaron a una compañía “concha” de las Islas Vírgenes Británicas controlada por ejecutivos del consorcio venezolano, mientras que la compañía de la familia recibió una cuota de 87.218 dólares, según resalta el documento.

 

Durante ese período de tiempo, la empresa española controlada por el individuo vinculado a funcionarios venezolanos recibió al menos 17 millones de dólares, dice la denuncia.

 

Otros 41,4 millones de dólares se transfirieron a tres compañías controladas por empleados de las constructoras venezolanas, de acuerdo con la demanda.

 

Luis Díaz aparece asociado a Annette M Díaz Rojas, Lucy Díaz, Elroy A. Fernández, Carlos R. Porro, Juan Carlos Porro, Annunzio Stanchieri.
Por Maibort Petit
@maibortpetit