Según Folha de Sao Paulo venezolanos que huyen de la crisis...

Según Folha de Sao Paulo venezolanos que huyen de la crisis generan caos en Roraima

COMPARTIR

En el trabajo publicado por el diario brasileño se afirma que alrededor de 30.000 venezolanos han cruzado la frontera hacia Brasil en los últimos seis meses. Ante esto, las autoridades de Roraima tratan el caso como crisis humanitaria.

El diario brasileño Folha de Sao Paulo publicó un trabajo en el que refleja el caos que vive la población de Pacaraima, en el estado de Roraima, ante la creciente llegada de venezolanos que se fueron del país a causa de la crisis económica.

Según el texto, son alrededor de 30.000 los venezolanos que han cruzado la frontera hacia Brasil en los últimos seis meses. Ante esto, las autoridades de Roraima ya tratan el caso como crisis humanitaria.

Aquí parte del trabajo

A los 28 años de edad, Enrique Rafael Díaz tiene una vida muy diferente a la planeada. Estudiante de Medicina en Venezuela, cambió el aula de clases en los últimos meses por un semáforo en Boa Vista, donde pasa 15 horas al día vendiendo frutas, artesanías y lavando vidrios de carros.

Ya son 30.000 los venezolanos que en los últimos seis meses dejaron su país por una crisis de abastecimiento y cruzaron la frontera con Brasil, inundando ciudades como Pacaraima, puerta de entrada de los extranjeros del país vecino y Boa Vista.

Roraima tiene cerca de 500.000 habitantes y trata el caso como crisis humanitaria.

Con esto, el Estado vio crecer las atenciones hospitalarias, violencia, casos de malaria y prostitución. Los venezolanos duermen en las calles, en las autopistas, en inmuebles invadidos, escenario que se agrava cada día, porque en promedio 100 extranjeros entran en el estado diariamente.

“Solo estoy tratando de tener una vida mejor. No hay comida allá. Traté de ayudar en la construcción y me machuqué una mano”, aseguró Díaz.

Él es uno de los venezolanos que inundan los servicios de salud del estado. En Paracaima, ciudad de 12.000 habitantes, se vive un caos, debido a que fueron hechas 3.200 atenciones de salud a pacientes venezolanos.

El impacto se siente también en la educación, que ha visto cuadruplicar a los estudiantes venezolanos inscritos.

Locales de gran movimiento en las principales intersecciones de la capital y de la carretera coexisten con olor a orina y a heces. Los restos de alimentos también son parte de la escena, así como el miedo a los asaltos.

Los registros policiales que involucran a venezolanos pasaron de 58 el año pasado a 220 este año.

NO COMMENTS