Sputnik Enfrentamiento directo entre Rusia y EEUU podría ser de inimaginables consecuencias

Sputnik Enfrentamiento directo entre Rusia y EEUU podría ser de inimaginables consecuencias

COMPARTIR

Los siguientes ataques contra Siria podrían conducir a un enfrentamiento directo entre Rusia y Estados Unidos de inimaginables consecuencias, opina Iliá Krámnik, columnista del diario digital ruso Lenta.

No es la primera vez que EEUU realiza ataques contra objetivos militares sirios. Tras el bombardeo de Deir Ezzor en otoño de 2016, el Ministerio de Defensa de Rusia advirtió a EEUU de las posibles consecuencias de nuevos ataques en el territorio sirio.
Para poner en práctica esta decisión hace falta desplegar sistemas de defensa antiaérea adicionales con el fin de resguardas las principales instalaciones en Siria, señala el periodista.

Tras el ataque estadounidense del 7 de abril, el portavoz del Ministerio de Defensa ruso Ígor Konashénkov anunció la posibilidad de emprender este paso.

“Con el fin de proteger los objetos más sensibles de la infraestructura siria pronto se implementará una serie de medidas para fortalecer y mejorar la eficacia del sistema de defensa aérea de las Fuerzas Armadas sirias”, sostuvo.

El resultado inmediato del bombardeo fue la suspensión por parte de Rusia del Memorándum para la Prevención de Incidentes en el Espacio Aéreo de Siria, firmado con EEUU. Al mismo tiempo, el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso instó al Consejo de Seguridad de la ONU a celebrar una reunión de emergencia para discutir los ataques de Estados Unidos en Siria. “El ataque podría conducir a un enfrentamiento directo entre Rusia y Estados Unidos de inimaginables consecuencias”, advirtió

La ONU no quiere que Siria se convierta en “otra Libia”
“Desde el comienzo de sus operaciones en Siria en otoño de 2015, Rusia propuso la cooperación en la lucha contra el terrorismo a todas las partes interesadas. Un intento de eliminar a Bashar Asad por medio de la fuerza, inevitablemente, sumirá al país en caos, como en el caso de Libia o Afganistán”, enfatiza.

Krámnik opina que el ataque estadounidense se debe en gran parte a la agenda de la política interior. No obstante, este método de ganar puntos políticos puede costarle a Donald Trump sus esperanzas de normalizar las relaciones con Rusia, añade.

“Si en 2003 la Administración Bush intentó, al menos, presentarle a la ONU evidencias de las supuestas armas de destrucción masiva en Irak; en 2017, la versión sobre la culpa de Asad en el uso de armas químicas fue adoptada de manera unilateral e incondicional”, observa el columnista.

En 2013 se llegó a un acuerdo sobre la eliminación de las armas químicas sirias, que fue cumplido en su totalidad. Desde aquel entonces, las Fuerzas Armadas de Siria no disponen de este tipo de armas.

La madrugada del 7 de abril, EEUU lanzó 59 misiles de crucero Tomahawk desde los buques de guerra emplazados en el Mediterráneo contra la base aérea de Shairat, en la provincia siria de Homs.

“Rusia no se involucrará en acciones militares contra EEUU a menos que exista una amenaza directa”
La Casa Blanca justificó esta acción al afirmar que desde esta instalación se realizó el 4 de abril el supuesto ataque químico a la ciudad de Jan Sheijun, que dejó al menos 84 muertos y 545 heridos.

De acuerdo con el gobernador de Homs, el ataque estadounidense causó siete muertos, incluidos dos civiles.

Rusia calificó el bombardeo de EEUU como un acto de agresión y anunció la suspensión del memorándum firmado con Washington para prevenir incidentes aéreos en ese país de Oriente Próximo.

SPUTNIK / MIKHAIL VOSKRESENSKIY

NO COMMENTS