The New York Times: Venezolanos, a las urnas

The New York Times: Venezolanos, a las urnas

COMPARTIR

Las condiciones en las que los venezolanos irán a las casillas para votar por un nuevo presidente el 20 de mayo son las más adversas en las dos décadas del chavismo en el poder. El país vive una emergencia humanitaria que empuja a miles de venezolanos a emigrarcada día huyendo del hambre y las enfermedades; la hiperinflaciónpulveriza el salario en cuestión de días, la oposición está fracturada y cualquier protesta es brutalmente reprimida. Nunca los desincentivos han sido mayores, los candidatos menos atractivos y la amenaza de fraude tan concreta. Aun así, los venezolanos deben salir a votar.

Si bien el principal candidato opositor está muy lejos de ser el ideal, no hay mejor opción que Henri Falcón. Es cierto que Falcón desobedeció el llamado a boicotear las elecciones de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), instancia de coordinación de la oposición venezolana, y que expresa sus ideas con un estilo autoritario.

Sin embargo, votar por Falcón implicaría también castigar a los sectores más mezquinos que —en vez de exigir elecciones libres, justas y directas— trataron de negociar con Maduro, aceptaron tácitamente su Asamblea Nacional Constituyente (ANC) ilegítima y ahora se preparan para dar más oxígeno al gobierno, defendiendo la abstención en las elecciones presidenciales.

Incluso, en vez de atacar al dictador, esos grupos de oposición le recriminan a Falcón su pasado chavista y militar y lo critican por proponer un juego político diferente al planteado por la MUD. Ninguno de estos argumentos implican, sin embargo, que el candidato de Avanzada Progresista vaya a ser una marioneta en las manos del chavismo, otra idea que sus detractores difunden con insistencia.

Entrevisté a Falcón en Caracas la semana pasada. Durante la conversación fue huidizo y renuente a entrar en detalles. Me advirtió que su plan para salir de la crisis era dolarizar el país, pero para no desarrollar más su propuesta dijo que no es un economista. También dijo que su prioridad política sería “pacificar” Venezuela.

NO COMMENTS