Venezolanos varados en los EEUU quieren regresar al país

Venezolanos varados en los EEUU quieren regresar al país

COMPARTIR

Dámaso Jiménez

María del Rosario Palmar es profesora universitaria e ingresó a los EEUU por Miami en febrero del 2020 para visitar a un hermano que tenía años sin ver. Era asunto de semanas para retornar junto a su hija a sus ocupaciones cotidianas en medio de la crisis que afecta el país. El coronavirus la sorprendió en la Saint Cloud a días de su vuelo de salida, con los anuncios de aeropuertos cerrados y el terror a los campos de concentración en que fueron convertidos los refugios para los viajeros que intentaron regresar a Venezuela por la frontera.

Lina Rodríguez recibió a varios familiares que aprovecharon la oportunidad de un reencuentro en Orlando por unos días, pero desde hace 6 meses se vio en la obligación de convertir su apartamento en un campamento de emergencia. Sus suegros y cuñados se encuentran varados sin documentos ni dinero a la espera de un vuelo humanitario que los lleve de regreso a casa.

Son parte de los cientos de venezolanos con enormes dificultades para viajar de regreso debido a las restricciones de vuelos, cierre de fronteras generadas por el brote del coronavirus, además de las relaciones rotas entre ambos países, lo que complica aún más las circunstancias de muchos de los que se encuentran varados, obligándolos a acudir a familiares, amigos y fundaciones para sobrevivir.

Están imposibilitados de trabajar porque no cuentan con permiso ni ninguna otra documentación legal, sin dinero, alejados de sus cónyuges e hijos en Venezuela, la mayoría perdió sus asuntos comerciales y de trabajos, en su mayoría son personas de la tercera edad, mujeres con embarazos avanzados y niños, tienen la urgencia de atender familiares como consecuencia de la propagación del covid19 ensus ciudades de origen

Sin vuelo humanitario.

El régimen de Maduro cerró el espacio aéreo a mediados de marzo. Hubo vuelos para movilizar a connacionales en circunstancias similares en Ecuador, Perú, Chile, Cuba y Argentina, pero prohibió cualquier vuelo humanitario desde Estados Unidos.

Hay más de mil venezolanos entre Florida, Georgia, Washington, Nueva York, California, Utah y Texas, esperando una respuesta que permita un vuelo humanitario o la apertura de una ruta que permita una salida al menos hasta Maiquetía.

Diplomáticos norteamericanos y representantes de Guaidó en EEUU intentaron negociar dos vuelos humanitarios para trasladar a los venezolanos varados por la pandemia del coronavirus, que a su vez se utilizarían para transportar desde Caracas a los ciudadanos estadounidenses, pero ambos intentos fueron rechazados por la gestión de Maduro, según la embajada del interinato de Guaidó en Washington.

Países como Perú, Colombia, Brasil y Ecuador han logrado repatriar casi 10 mil latinoamericanos desde suelo norteamericano en los últimos meses, pero la situación es tan complicada para los venezolanos que de mantenerse la crítica situación, algunos consideran pedir ayuda a las embajadas de los países vecinos para ingresar al país por tierra.

La expiración del plazo de estadía es el principal motivo de desesperación de los venezolanos ya que algunos temen quedarse en los EEUU como ilegales.

El único documento disponible para su tramitación es aplicar a la forma I-539, una extensión de la estadía por tiempo limitado que tiene un costo de 450 dólares, lo que para algunos es bastante dinero.

Para solicitarla deben tener su pasaporte y visa de turista vigente, no haber cometido ningún tipo de delito ni infracción, y no haber violado las condiciones de su admisión.

La Embajada venezolana a través de su cuenta en Twitter ratificó que si bien esta solicitud tarda meses en aprobarse, servirá como medida para permanecer legalmente en el país hasta que se apruebe. De acuerdo con la legislación de Estados Unidos, toda persona que haya solicitado una extensión de permanencia está automática y legalmente autorizada a permanecer dentro del país hasta que reciba respuesta a su solicitud.

@damasojimenez

NO COMMENTS