Vinicio Semprún: De segunda ciudad a asentamiento urbano

Vinicio Semprún: De segunda ciudad a asentamiento urbano

COMPARTIR

 

El miércoles 11 como estábamos sin electricidad, tuve que, a traves del celular, escuchar por radio el juego entre Francia y Bélgica, como cuando en mi adolescencia, en el 1968 escuché la pelea de Francisco “Morochito” Rodriguez en las olimpiadas realizadas en México, con la excepción de que en aquel momento pude terminar de presenciar, auditivamente, la alegria de obtener nuestra primera medalla de oro, porque en esta ocasión cuando faltaban 2 minutos para finalizar el partido de futbol, la emisora de radio, tambien quedó sin electricidad, y en consecuencia no pude saber el resultado del juego.

Desde diciembre cuando los marabinos tuvieron que “disfrutar” las fiestas decembrinas a obscuras, los cortes son diarios, múltiples y de larga duracion, ante esta situación, los representantes del régimen culpabilizan a eventos “sobrevenidos ocasionados por la delincuencia y el terrorismo”. Esto está ocurriendo en la primera ciudad que en 1888 obtuvo suministro eléctrico de manera regular y continuado en Venezuela. Los ciudadanos tuvimos la oportunidad de conocer a ENELVEN como una empresa eficiente, confiable y responsable, gracias a su talento directivo, gerencial, administrativo y operativo.

El gobernador ilegitimo del Zulia, miembro del Estado Mayor Eléctrico, en lugar de asumir la responsabilidad por haber dejado destruir el sistema eléctrico, en principio quiso exterminar la verdad pretendiendo llevar a prisión al Ing. Ciro Portillo, quien con un contundente diagnóstico elaboró un pronóstico que se ha venido cumpliendo. El ingeniero para evitar ser encarcelado, incomunicado y torturado, como el régimen suele hacer con todo aquel que no los apoye en sus desmanes, tuvo que abandonar el país. Las consecuencias nefastas de los cortes eléctricos para la salud y la economía son similares a una ciudad en guerra.

Las razones o causas de tantos y prolongados cortes eléctricos, como ha sucedido con todas las empresas del estado, son: 1. Haber exterminado a ENELVEN para centralizar la dirección y gerencia de la generación, transmisión y distribución del servicio; 2. Despreciar el talento de su gente para privilegiar el proselitismo partidista, lo cual generó la deserción y emigración del personal mejor preparado. Como el mucho o poco personal que se mantiene, recibe miserables salarios, ha recurrido a saquear lo que quedaba en la extinta ENELVEN y a “cobrarle” a los usuarios altas sumas de dinero para resolver cualquier deficiencia en el servicio; 3. Haber abandonado todo tipo de mantenimiento (Predictivo, preventivo y correctivo) e incluso, el de limpieza en las instalaciones y; en cuarto lugar la espantosa corrupción que se ha devorado las poca inversión destinada a mantener o mejorar la calidad del servicio, como por ejemplo, el parque eólico de la Guajira.

Maracaibo ha retrocedido a la categoría de asentamiento urbano porque no cuenta con servicios básicos, abastecimiento de medicinas y alimentos, comercio, aseo urbano, cuerpos de seguridad, suministro de combustible y aceite para vehículos, centros de salud confiables, telecomunicaciones, internet, educacion, bancos que dispensen dinero y personal que vigile a tantos seres humanos que hoy comen y viven en los basureros de las calles y avenidas, llenas de aguas negras y huecos. Los asentados en esta otrora segunda ciudad de un país llamado Venezuela, gastan su tiempo haciendo colas para poder utilizar el punto de venta, en las gasolineras que aún existen y de donde muchas veces se tienen que retirar porque se acabó o no llego combustible, asi como para poder comprar una batería para el carro y cambiarle el aceite, en los simulacros de bancos para recibir el efectivo correspondiente a las pensiones, en cola para legalizar y apostillar documentos sino quiere o no puede pagar altas sumas de dinero, en cola para obtener pasaporte o cedula, en cola para que, la poca gente que aun trabaja, logre montarse en una perrera que sirve de transporte, en lista de espera para algun boleto aéreo con destino a cualquier otra ciudad de Venezuela y finalmente haciendo fila en la frontera con Colombia para abandonar al país que no le ofrece una vida digna. Estas son unas de las tantas “dosis de patria” de un régimen que a traves de la mentira, la desinformación, culpabilización, victimización, trampas electorales y represión; pretende mantenerse en el poder a consta de tanto retraso, pobreza y miseria; impensables hace veinte años atras.

NO COMMENTS